Kynala Phillips, izquierda, y Jimmy Gutiérrez, derecha, distribuyen bolsas con información de vacunación contra el COVID-19, mascarillas, desinfectante de manos y un boletín comunitario para los residentes de Milwaukee en códigos postales elegibles para vacunas el 27 de marzo de 2021 en Milwaukee. Algunas de las poblaciones más vulnerables de Wisconsin luchan por acceder a las vacunas COVID-19, y los voluntarios y los grupos comunitarios están tratando de eliminar las barreras. Credit: Angela Major / WPR

Traducida por Vanessa Swales/Wisconsin Watch

Read in English: ‘We’re not given the option to get vaccinated’: Advocates work to narrow racial and ethnic disparities in Wisconsin

Barbara se sintió extática en enero cuando una carta del Departamento de Servicios de Salud de Wisconsin confirmó que ella y sus padres eran elegibles para la vacuna contra el COVID-19.

La estudiante de educación tiene 28 años y vive con sus padres en Milwaukee. Los tres cuidan al hijo pequeño de Barbara, que se encuentra en el espectro del autismo. Ese trabajo no remunerado los califica como personal de atención médica de primera línea en el lanzamiento de vacunas contra el COVID-19 en Wisconsin.

WPR y Wisconsin Watch no están compartiendo el apellido de Barbara para evitar repercusiones para sus padres, que viven en el país sin autorización legal. La familia llegó a Wisconsin desde México hace unas dos décadas. Barbara está actualmente protegida contra la deportación bajo la política federal de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), que otorga algunos derechos a los inmigrantes elegibles que llegaron a los Estados Unidos cuando eran niños.

Barbara asumió más tareas de cuidado durante la pandemia porque sus padres trabajan fuera del hogar y temían exponer al niño al coronavirus. Las vacunas ofrecerían tranquilidad y facilitarían un poco la vida de todos. La reserva de tres citas en un Walgreens de Milwaukee fue bastante fácil.

Pero Barbara no anticipó los obstáculos una vez que aparecieron. El personal de la farmacia rechazó a sus padres porque sus identificaciones estaban vencidas, dijo. Barbara dijo que presentó dos identificaciones vigentes emitidas por el estado, pero se le pidió una prueba adicional de residencia. La farmacia le dio un plazo de 45 minutos para regresar después de traerlo de casa, ella dijo.

La familia se fue y no volvió. Es solo un ejemplo de lo que algunos miembros de grupos raciales y étnicos en Wisconsin dicen que son barreras para vacunarse entre las personas más afectadas por la pandemia.

Cinco cosas que debe saber sobre la vacunación

  • Todas las personas mayores de 16 años son elegibles para recibir la vacuna contra el COVID-19 en Wisconsin.
  • Las vacunas contra el COVID-19 son gratuitas independientemente del estado de su seguro médico. Los proveedores aún pueden solicitar la información de su seguro para obtener el reembolso, pero esto no le costará nada.
  • Las vacunas COVID-19 son gratuitas independientemente de su estado migratorio.
  • Puede encontrar un mapa de búsqueda de proveedores de vacunas aquí: https://bit.ly/2PQdphS o en Vaccinefinder.org.
  • ¿Tiene preguntas sobre la vacuna? Llame a la línea directa de asistencia con vacunas del estado al 844-684-1064. La asistencia está disponible en español, hmong, chino mandarín, hindi y somalí.

Al fin recibieron las vacunas 

La familia finalmente recibió vacunas a través del Departamento de Salud de Milwaukee, donde trabaja un miembro de la familia. Pero no hasta un mes después.

“Sé que no somos los únicos que hemos pasado por algo como esto”, dijo Barbara, refiriéndose a la comunidad latina en general. “Muchos de nosotros queremos vacunarnos. Pero no tenemos la opción de vacunarnos. … es muy desafiante, especialmente para la comunidad indocumentada.”

Walgreens no quiso comentar sobre la experiencia de Barbara a menos que ella firmara una exención de privacidad médica, dijo un portavoz corporativo en un comunicado enviado por correo electrónico. La farmacia solicita una identificación en la cita para relacionar a la persona que recibe la vacuna con la persona que la reservó en línea, según el comunicado.

“También les pedimos que vuelvan a confirmar su certificación en la tienda para volver a confirmar que son elegibles para recibir una vacuna. A menos que una jurisdicción lo requiera específicamente, nuestra política es no rechazar a las personas que no presenten una identificación,” dice el comunicado. “Ni una identificación emitida por el estado ni la ciudadanía estadounidense son un requisito para una vacuna. Reiteramos esta política con nuestros más de 40.000 miembros del equipo de farmacia.”

Difícil de encontrar vacunas para algunas personas 

Los líderes de salud pública han llamado a Wisconsin un líder nacional por administrar vacunas de manera rápida y amplia a los residentes. Pero el acceso sigue estando lejos de ser uniforme entre los habitantes de Wisconsin. Los grupos minoritarios raciales, étnicos y de otro tipo del estado enfrentan importantes barreras para la vacunación, al igual que esos grupos sufren una parte desproporcionada de infecciones, hospitalizaciones y muertes por COVID-19. Un estudio publicado en marzo sobre 48 estados clasificó a Wisconsin en el puesto 32 en la distribución de vacunas a comunidades altamente vulnerables.

Las entrevistas con Barbara y otras personas ilustran cómo las barreras están alimentando las disparidades en la implementación de la vacunación en el estado.

Sheng Khang de Wausau, que es hmong, ve barreras en forma de preguntas de seguridad “basadas en la cultura blanca” que respondió en un portal de registros de salud mientras reservaba una cita para su madre, quien emigró a Wisconsin hace 26 años. El portal en línea solicitó el signo astrológico del paciente.

“No creo que mi mamá sepa cuál es su signo astrológico. Ella estaría confundida ”, dijo Khang.

Mariana Savela ve las barreras del idioma para los residentes latinos a quienes ayuda a encontrar citas cerca de Abbotsford, Wisconsin.

Melody McCurtis ve una variedad de barreras para los residentes en el vecindario de Metcalfe Park en el North Side de mayoría negra de Milwaukee. Entre ellos se incluyen la falta de acceso a Internet, tiempo y transporte, recursos que los cazadores de vacunas más privilegiados han utilizado para encontrar citas en momentos de alta demanda de vacunas.

Los funcionarios de Wisconsin anticiparon algunos desafíos al principio de su campaña de vacunación. En abril, el DHS otorgó $6.2 millones en subvenciones para promover el acceso a las vacunas en comunidades desatendidas. Pero los datos del DHS revelan que persisten marcadas disparidades: solo el 12% de los residentes negros han recibido al menos una dosis de la vacuna hasta el 1 de abril, en comparación con el 29% de los residentes blancos, el 20% de los residentes indígenas estadounidenses y el 19% de los residentes asiáticos. Mientras tanto, solo el 14% de los residentes que se identifican como hispanos han recibido una dosis, en comparación con el 30% que no son hispanos.

Con el objetivo de comprender qué funciona, WPR y Wisconsin Watch entrevistaron a casi una docena de personas que trabajan para llevar vacunas a comunidades desatendidas. Las barreras en cada comunidad varían, pero las soluciones ilustran temas comunes, incluido el poder de alianzas, escucha profunda y divulgación, a veces a través de métodos de baja tecnología, como tocar puertas e incluso organizar eventos deportivos. Las diversas experiencias ofrecen lecciones para abordar las disparidades en todo el sistema de atención médica.

‘Nuestro código postal se ha omitido’

Con el objetivo de llegar a los vecindarios de mayoría negra y marrón en Milwaukee profundamente segregado, los funcionarios estatales y locales ampliaron en marzo la elegibilidad para la vacuna a todos los residentes de 18 años o más que viven en 10 códigos postales de ciudades. No está en esa lista: 53210, hogar de Metcalfe Park.

“Nuestro código postal se ha omitido,” dijo McCurtis, subdirector de la organización sin fines de lucro Metcalfe Park Community Bridges, “aunque sabemos que cuando estalló COVID por primera vez, 53210 tuvo algunos de los más casos, la mayoría de las muertes y la gente fue enfermarse y morir a causa de este virus.”

(El gobernador Tony Evers anunció la semana pasada que Wisconsin ampliaría la elegibilidad a todos los residentes de 16 años o más a partir del lunes).

McCurtis habría elaborado reglas de manera diferente al principio del lanzamiento de la vacuna en el estado, dando prioridad a todas las personas sin hogar, personas mayores y personas de color. Pero no dependía de ella, por lo que trabajó para mejorar el acceso dentro de su vecindario.

Su grupo trabajó con el departamento de salud de la ciudad y tres organizaciones sin fines de lucro de Milwaukee para lanzar clínicas de vacunación abiertas a residentes de 16 años o más que viven en los vecindarios de Metcalfe Park y Amani.

La coalición, financiada por The Northwestern Mutual Foundation, está planificando ocho eventos de vacunación hasta principios de junio. Los COA Youth and Family Centers y la Wisconsin Black Historical Society albergarán las clínicas. Esos espacios familiares ofrecen fácil acceso a los residentes del vecindario, señaló McCurtis, y las citas están abiertas solo para personas sin cita previa, para disminuir la probabilidad de que los cazadores de vacunas conectados digitalmente que viven en otros lugares se coman los espacios.

“Tenemos la esperanza de que la gente salga y se vacune ahora que se puede caminar. Está bien en su vecindario,” dijo McCurtis.

Melody McCurtis, subdirectora de Metcalfe Park Community Bridges, saca un recipiente lleno de información sobre la vacuna COVID-19 para los residentes de Milwaukee el 27 de marzo de 2021. Su grupo trabajó con el departamento de salud de la ciudad y organizaciones sin fines de lucro de Milwaukee para lanzar clínicas de vacunación abiertas a los residentes 16 y mayores que viven en los vecindarios de Metcalfe Park y Amani de Milwaukee. “Estamos viendo los efectos de lo que el acceso, el alcance real y el compromiso hacen a una comunidad que ha sido oprimida y casi dejada en un segundo plano durante casi un año,” dice McCurtis. Credit: Angela Major / WPR

Eso requiere correr la voz. McCurtis y otros voluntarios están circulando información sobre los eventos y las propias vacunas. También escuchan atentamente a sus vecinos.

Las sesiones de escucha anteriores revelaron menos confianza en la vacuna Johnson & Johnson: la vacilación surgió en varias comunidades en todo el país. Los ensayos clínicos han demostrado que la vacuna de dosis única de la empresa es segura y eficaz. Pero a simple vista, la vacuna podría parecer menos efectiva para prevenir las enfermedades COVID-19, en comparación con las vacunas Moderna y Pfizer, cuyos ensayos produjeron una tasa de eficacia más alta. Los expertos advierten que Johnson & Johnson realizó sus pruebas más tarde en la pandemia cuando surgieron variantes del coronavirus, haciendo comparaciones de tasas no adecuadas.

Aun así, McCurtis sabe que la percepción es importante, especialmente en comunidades que tienen motivos para desconfiar de un sistema de salud estadounidense con antecedentes racistas. Por lo tanto, las clínicas sin cita previa de la coalición entregarán solo la vacuna Pfizer, para reducir cualquier duda.

“Ni siquiera queremos perder el tiempo tratando de convencer a la gente de algo que simplemente no quieren hacer,” dijo McCurtis.

A medida que crece el interés en las clínicas comunitarias, McCurtis dijo: “Estamos viendo los efectos del acceso, el alcance real y el compromiso con una comunidad que ha sido oprimida y casi dejada en un segundo plano durante casi un año.”

Ofreciendo comodidad y familiaridad

La comunidad Hmong de Madison, Wisconsin, está teniendo un éxito similar con los eventos de vacunación. El Instituto Hmong, una organización sin fines de lucro, organizó dos de estos eventos en marzo y planea más.

Life Center Madison está organizando los eventos, proporcionando un telón de fondo familiar para los residentes que asistieron anteriormente a Hmoob Kaj Siab, el programa de salud mental cultural y lingüísticamente accesible del Instituto Hmong para ancianos, que se detuvo durante la pandemia.

La familiaridad es clave para alentar las vacunas entre los ancianos Hmong, algunos de los cuales enfrentaron traumas relacionados con las vacunas antes de llegar a Wisconsin como refugiados de Laos, Vietnam y países vecinos después de la Guerra de Vietnam, dijo Peng Her, director ejecutivo del Instituto Hmong.

En algunos casos, los militares de Laos obligaron a vacunar en masa a las aldeas. Es posible que otros residentes hayan recibido un mal trato por parte de médicos occidentales desdeñosos en los campos de refugiados hace décadas, dijo Her.

“Había mucha desconfianza en ese entonces”, dijo. “Avance rápido hasta ahora, cuando incluso el sitio de pruebas en el Alliant Energy Center (de Madison) —  la Guardia Nacional estaba allí para ayudar. Eso ayuda a desencadenar muchas de las cosas que presenciaron y vieron en Laos “.

El personal del centro de vacunación habla en hmong y la Asociación Médica Hmong ofrece información sobre la vacuna y los posibles efectos secundarios a través de un video que se reproduce en una sala de espera.

Dado que algunos residentes carecen de acceso a Internet, el Instituto Hmong utiliza el boca a boca y otros canales de divulgación. La mayoría de las 49 personas vacunadas en el primer evento, el 9 de marzo, participaron previamente en programas como Hmoob Kaj Siab, dijo Her. Un evento del 23 de marzo vacunó a 80 residentes y el instituto planea vacunar a 200 más en el próximo evento.

‘¿Por qué quieres ayudarme?’

En el condado de Marathon, la COVID-19 Hmong and Hispanic Communication Network (H2N) está difundiendo información y ayudando a reservar citas para vacunas a través de un extenso alcance en el terreno.

Khang, quien reservó la cita para la vacunación de su madre en Wausau, se desempeña como coordinadora de la comunidad Hmong para la red, un proyecto conjunto del Instituto de Política Pública y Servicios de Wisconsin y el Colegio Médico de Wisconsin-Wisconsin Central. Khang dijo que su equipo llega a los residentes de varias maneras, incluso a través de un podcast en idioma hmong y un stand en el Wausau World Market, donde sus colegas pueden conversar con miembros de la comunidad, distribuir materiales y programar citas.

El Hmong American Center, con sede en Wausau, también es un socio crucial, dijo Khang, ya que los residentes con dificultades han confiado en él durante la pandemia para obtener información sobre todo, desde alimentos, asistencia de alquiler y ahora la logística de vacunas.

Ut Trinh, a Madison, Wis., resident formerly from Cambodia, gets her first dose of the Moderna COVID-19 vaccine during a free vaccination clinic on March, 9, 2021, at Life Center Madison. The Hmong Institute ran the clinic in partnership with the Benevolent Specialists Project. The clinic targeted Hmong and Southeast Asian adults 65 and older. Peng Her, CEO of The Hmong Institute, brought in a Hmong nurse to help with the vaccine clinic to make it less stressful for people receiving the shot. (Coburn Dukehart/Wisconsin Watch) Credit: Coburn Dukehart / Wisconsin Watch

El alcance a las comunidades hispanas del condado de Marathon se ve algo diferente, dijo Tony González, coordinador de la comunidad hispana de H2N. Sus hogares están repartidos por zonas rurales, a menudo sin acceso a Internet, y carecen de un centro comunitario centralizado, dijo González.

Entonces González se encuentra con los residentes donde están. Dirige una liga de fútbol, ​​donde puede hacer circular información sobre vacunas a algunas de las más de 300 personas que participan cada domingo. González también aparece ocasionalmente como invitado en El Premerito, un popular podcast local en español.

Isis Vidal y Norma Castro, dos enlaces de la red, realizan actividades de divulgación adicionales, entregan alimentos de puerta en puerta y comparten información sobre una variedad de ayudas para el alquiler y otros temas. El financiamiento del DHS el año pasado permitió a Vidal y Castro difundir información sobre las vacunas contra la gripe, y ahora se están enfocando en las vacunas COVID-19.

Equipadas con capacitación, las mujeres responden preguntas como cuánto cuestan las vacunas (nada) y qué documentos se necesitan. También dedican tiempo a generar confianza, dijo Vidal, lo que fortalece su trabajo.

“(Los residentes) se preguntan, ‘¿Por qué estás aquí?’,” dijo Vidal en una entrevista interpretada por Mariana Savela, otra coordinadora comunitaria de H2N. “‘¿Por qué quieres ayudarme? ¿Qué quieres de mí? ¿Y por qué estás realmente interesado en que me vacune?’”

La participación anterior del equipo en torno a las vacunas contra la influenza arrojó lecciones para la campaña sobre el COVID-19, dijo Savela. Pero también se han enfrentado a limitaciones únicas.

Mientras que el equipo encontró iglesias familiares y accesibles para albergar clínicas de vacunación contra la influenza, los intensos requisitos de almacenamiento en frío de las vacunas Pfizer y Moderna eliminaron esa opción. La vacuna de Johnson & Johnson es más fácil de almacenar, pero conlleva un estigma moral en estas comunidades predominantemente católicas, dijo Savela. Algunos líderes católicos han expresado su preocupación por el papel de las células derivadas de tejido fetal de décadas de antigüedad en el desarrollo de la vacuna.

Aún así, el equipo de Savela ha cosechado éxitos. Entre ellos se incluye trabajar con una farmacia Pick ‘n Save de Abbotsford para reservar 100 dosis para los residentes latinos. Los empleados de farmacia de habla hispana llamaron a los residentes para programar citas por teléfono, superando el obstáculo de los sitios web de programación sólo en inglés. Los enlaces comunitarios de H2N proporcionaron una lista de contactos.

La campaña de vacunación podría recibir un mayor impulso a finales de esta semana cuando se abra una clínica comunitaria en Wausau, en asociación con el DHS. El sitio está programado para administrar hasta 1,000 dosis por día.

Forjar alianzas

En otros lugares, las asociaciones han impulsado el acceso.

Cuando una clínica de los Sixteenth Street Community Health Centers en el South Side de mayoría latina de Milwaukee luchó por encontrar un lugar para almacenar vacunas, se asoció con Ascension para comenzar a administrar las vacunas. Una asociación adicional con Walgreens incluido en la clínica albergar eventos capaces de vacunar a 800 personas en un día, según Itza Vargas, dirección de enfermería de la clínica.

Hasta ahora, la clínica ha administrado vacunas a más de 4.100 personas, 77% de ellas dicen que hablan principalmente en un idioma que no es el inglés. Vargas atribuyó el éxito a la confianza construida a lo largo de los años.

Pharmacist Hashim Zaibak speaks to a client arriving for a COVID-19 vaccine at Hayat Pharmacy on March 11, 2021. The Milwaukee pharmacy accepts walk-ins who might otherwise struggle to book appointments online. “We’ve had slow days when we just vaccinated 50 or 60 people, and we’ve had some really, really busy days that we were getting close to 1,000 a day,” Zaibak says. (Angela Major/WPR) Credit: Angela Major / WPR

“Es genial poder llegar a los más necesarios en la comunidad donde estamos viendo que COVID era tan frecuente”, dijo Vargas.

El Centro de Recursos para Ancianos y Discapacitados del centro de Wisconsin ayudará pronto a algunos de los aproximadamente 85,000 residentes ancianos y discapacitados que atienden en los condados de Langlade, Lincoln, Marathon y Wood. Con la subvención del DHS y otros dólares federales, el centro contratará personal bilingüe para trabajar y viajar para registrar a los residentes para las vacunas, dijo Jonette Arms, directora ejecutiva del centro.

El centro ya ha enviado información sobre vacunas a los residentes a través del programa Meals on Wheels y se asocia estrechamente con los departamentos de salud pública locales y otros grupos. La nueva financiación le permitirá programar citas y, si la logística lo permite, ofrecer inyecciones en el hogar para los confinados en casa. Es uno de varios proyectos en todo el estado para llegar a esos residentes.

Arms dijo: “Vamos a hacer todo el alcance que podamos, tanta publicidad como podamos. Y esperamos que la gente comience a llamarnos y podamos registrarlos.”

Wisconsin Watch (wisconsinwatch.org) colabora con WPR, PBS Wisconsin, otros medios de comunicación y la University of Wisconsin-Madison School of Journalism and Mass Communication. Todos los trabajos creados, publicados o difundidos por Wisconsin Watch no reflejan necesariamente los puntos de vista u opiniones de UW-Madison o cualquiera de sus afiliados.

Bram Sable-Smith joined the Center in 2019 as the Wisconsin Public Radio Mike Simonson Memorial Investigative Reporting Fellow. Before moving to Wisconsin he spent five years reporting on health care at KBIA in Columbia, Missouri and as a founding reporter of Side Effects Public Media, a public media reporting collaborative in the Midwest. He also taught radio journalism at the University of Missouri School of Journalism. Bram’s contributed stories to National Public Radio’s Morning Edition and All Things Considered, American Public Media’s Marketplace and Kaiser Health News. His reporting has received two national Edward R. Murrow awards, two national Sigma Delta Chi awards, a health policy award from the Association of Health Care Journalists among others. Bram is a proficient Spanish speaker and a graduate of Washington University in St. Louis.