Sheng Lee Riechers, que se muestra aquí con su esposo, Karl Riechers, y su hija, Lilith, es una estadounidense Hmong que ha vivido en el noreste de Wisconsin durante 30 años. Foto tomada el 9 de febrero de 2022. (Wm. Glasheen/USA TODAY NETWORK-Wisconsin)
Tiempo de leer: 7 minutos

Esta pieza fue producida para el NUEVO News Lab, una colaboración de noticias locales en el noreste de Wisconsin.

Microsoft está proporcionando apoyo financiero a Fundación de la Comunidad de Greater Green Bay y Fundación comunitaria para la región de Fox Valley por esta iniciativa.

Sheng Lee Riechers recuerda haber asistido a la escuela Neenah ya los eventos comunitarios donde se les pedía a los veteranos militares que se pusieran de pie y fueran reconocidos por servir al país.

Su padre, un soldado Hmong que luchó contra las fuerzas comunistas bajo la dirección del gobierno de los EE. UU. durante la Guerra de Vietnam, siempre dudaba en ponerse de pie, sin saber cómo sería recibido.

“Yo estaba como, 'Papá, levántate. Luchaste en la guerra'”, recordó Riechers. “Siempre fue muy incómodo para él. Desearía que más personas entendieran la historia de por qué los hmong están aquí y que los hmong son verdaderamente estadounidenses, si no más estadounidenses que la mayoría de los estadounidenses. Lucharon por la patria y lucharon por la libertad”.

(USA TODAY NETWORK-Wisconsin)

Los soldados Hmong no son reconocidos oficialmente como veteranos de los EE. UU., pero fueron aliados incondicionales de los EE. UU. y pagaron un alto precio durante y después de la guerra. Una vez que las fuerzas estadounidenses se retiraron de Vietnam, los vencedores persiguieron a los soldados Hmong y a sus familias por ayudar a los EE. UU.

Los hmong huyeron de su tierra natal en las montañas del norte de Laos hacia campos de refugiados en Tailandia, donde permanecieron, a veces durante años, hasta que fueron reasentados en EE. UU., Francia y otros lugares.

Incluso hoy, al padre de Riechers no se le permite regresar al Laos comunista, donde el gobierno negó su solicitud de visa para visitar a su familia en 2019.

La negación reforzó que Wisconsin, no Laos, es el hogar de la familia de Riechers y miles de otros estadounidenses Hmong, y su presencia está expandiendo y enriqueciendo la vida aquí.

El censo de 2020 mostró que la población asiático-estadounidense en los condados de Brown, Outagamie y Winnebago creció de 16,330 en 2010 a 22,189 en 2020. Eso es casi un aumento del 36 %, en comparación con un aumento del 10 % en la población general.

Los datos del censo publicados hasta el momento no separan a la población estadounidense Hmong de la población estadounidense de origen asiático, pero la Encuesta sobre la comunidad estadounidense de 2019 de la Oficina del Censo de EE. UU. brinda información.

La encuesta de 2019 estimó que la población asiáticoamericana de Wisconsin es de casi 200,000. Los hmong son, con mucho, el grupo étnico asiático-estadounidense más grande del estado, con más de 58,000 personas, o el 29% del total. 

'Sabía que no les gustaba'

Los refugiados Hmong llegaron a Wisconsin en oleadas, desde finales de la década de 1970 hasta mediados de la década de 2000.

Long Vue tenía 14 años en 1980 cuando llegó a Kaukauna junto con sus padres, tres hermanas y cuatro hermanos. Habían planeado ir a Austin, Texas, pero su tío, quien era el patrocinador de la familia, se mudó a Appleton. Luego, la familia fue desviada a Fox Cities.

Los refugiados Hmong tenían pocas posesiones y necesitaban la ayuda de un patrocinador.

“Un refugiado está en medio de la guerra”, dijo Vue a USA TODAY NETWORK-Wisconsin. “Tienes suerte si sobrevives y estás vivo”.

Vue dijo que los refugiados Hmong carecían de aceptación y enfrentaban acoso en la escuela. Las barreras del idioma impidieron comunicar las diferencias o denunciar el acoso, por lo que Vue aprendió a evitar conflictos.

“La discriminación y el odio, se podía sentir eso”, dijo. “Sabía que no les agradaba porque me estarían gritando y gritando en público. Simplemente me mantuve alejado de ellos y traté de vivir mi propia vida”.

Long Vue, director ejecutivo de NEW Hmong Professionals, asiste en una clínica de vacunación en la Biblioteca Pública Elisha D. Smith en Menasha, Wisconsin, el 12 de enero de 2022. (Dan Powers/USA TODAY NETWORK-Wisconsin)

Pao Lor, un residente de Kimberly de 49 años, nació en Laos y se fue cuando era niño.

Su familia se había puesto del lado de los Estados Unidos durante la Guerra de Vietnam. Cuando Estados Unidos se retiró, su familia se escondió como parte de la resistencia a las fuerzas comunistas. Su padre fue asesinado por la resistencia después de que salió de un escondite para buscar recursos externos como arroz y sal en violación de las reglas del grupo.

Cuando la familia de Lor huyó de Laos a Tailandia, su madre se ahogó mientras cruzaba el río Mekong.

Lor pasó un tiempo en los campos de refugiados de Tailandia antes de llegar a Long Beach, California. En 1980, se mudó a Green Bay, donde se había establecido su tío.

“Muchos de nosotros teníamos 6, 7, 8, 9, 10 años”, dijo. “Entonces, para muchos de nosotros, Estados Unidos era realmente nuestro hogar”.

Lor se graduó de Green Bay East High School en 1989, obtuvo una licenciatura y una maestría de la Universidad de Wisconsin-Oshkosh y un doctorado de la UW-Madison. Ahora es profesor de educación y catedrático en UW-Green Bay.

Aún así, no asocia su vida con el Sueño Americano, ese camino hacia la movilidad ascendente en medio de la igualdad de oportunidades para todos. Lor a veces no tenía idea de lo que estaba haciendo y simplemente estaba tratando de coexistir como inmigrante. 

Él describe ese viaje en sus memorias, "Selvas modernas: la historia de supervivencia de la infancia de un refugiado hmong".

agresión pasiva del medio oeste

Riechers, de 32 años, creció en Neenah y ahora vive en Menasha con su esposo y su hija de 2 años. Como la mayoría de los estadounidenses Hmong que viven hoy en Wisconsin, Riechers nació en los EE. UU.

Sus padres son inmigrantes naturalizados de primera generación que llegaron como refugiados de Laos a fines de la década de 1970. Primero se establecieron en Memphis, Tennessee, antes de trasladarse a La Crosse, Black River Falls y finalmente a Neenah. Riechers nació en Black River Falls y llegó a Neenah cuando tenía 2 años.

“Había muchas personas blancas amigables en la comunidad que abrazaron a mi familia y realmente nos ayudaron a aclimatarnos”, dijo Riechers.

Se graduó de Neenah High School en 2008 y obtuvo una licenciatura en periodismo y una maestría en administración de empresas de UW-Oshkosh. Dirigió Candeo Creative, una agencia de marketing y publicidad en Oshkosh, antes de ser contratada como especialista sénior en comunicaciones de Appleton en 2020.

Riechers dijo que el noreste de Wisconsin ha mostrado disposición a tolerar, si no es que dar la bienvenida, a personas de diferentes razas. Hay odio en todas partes, dijo, pero en el Alto Medio Oeste es un poco menos amenazador.

“Es un poco más pasivo-agresivo”, dijo. “No me voy a poner en tu cara, pero haré cosas para hacerte saber que no me gustas”.

Sheng Lee Riechers saluda a su esposo, Karl, y a su hija de 2 años, Lilith, en su departamento en Menasha, Wisconsin, el 9 de febrero de 2022. (Wm. Glasheen/USA TODAY NETWORK-Wisconsin)

El choque de culturas y razas llegó a su clímax en noviembre de 2004, después de que Chai Soua Vang, un estadounidense naturalizado Hmong de Laos, disparó contra ocho personas y mató a seis en el noroeste de Wisconsin. Vang se declaró en defensa propia, alegando que los cazadores blancos lo confrontaron después de invadir involuntariamente. Fue declarado culpable de seis cargos de homicidio intencional en primer grado y tres cargos de intento de homicidio y fue sentenciado a cadena perpetua sin libertad condicional.

El caso llamó la atención a nivel nacional.. Riechers era un estudiante de primer año en la escuela secundaria en ese momento.

“Había tanto odio hacia los hmong”, dijo. “Realmente no hubo incidentes dirigidos directamente, pero recuerdo que los niños tenían calcomanías en los parachoques que decían: 'Salva a un ciervo, dispara a un hmong'. ”

Resurgimiento de la discriminación racial 

Después de un período de mejora, la pandemia de coronavirus a principios de 2020 provocó un resurgimiento de la discriminación racial contra los estadounidenses de origen asiático. 

El entonces presidente Donald Trump implicó a los asiáticos como el chivo expiatorio y alimentó la animosidad contra los asiáticos al llamarlo repetidamente el "virus de China".

Los crímenes de odio contra los asiáticos se cuadruplicaron en 2021 en más de una docena de las ciudades más grandes de Estados Unidos, según un análisis del Centro para el Estudio del Odio y el Extremismo de la Universidad Estatal de California en San Bernardino.

Los residentes se presentaron el año pasado con historias desgarradoras de acoso y odio para convencer al Consejo Común de Appleton de aprobar una resolución que condenaba la xenofobia, el racismo y la violencia contra los asiáticos.

Chia Lee, una maestra de Appleton, dijo que los recientes crímenes de odio contra los estadounidenses de origen asiático la hacen temer por su vida.

“Me encanta caminar por el vecindario, pero he dejado de hacerlo porque me preocupa que un automóvil me atropelle debido a mi origen étnico”, dijo Lee al consejo.

Tina Thor, nativa de Appleton, dijo que mientras compraba harina, una mujer le gritó que “regresara a su propio país”.

“Estaba tan conmocionado por lo que sucedió en la ciudad donde nací y crecí”, dijo Thor.

Los estadounidenses de origen asiático han experimentado los mismos problemas de salud a causa de la pandemia que cualquier otra persona de la comunidad, pero han tenido la carga adicional de ser culpados injustamente por ello.

"Luchamos por la libertad"

Lor dijo que "casi casi el 100%" de los refugiados Hmong dependían de la asistencia social y la vivienda pública cuando llegaron a Wisconsin a fines de la década de 1970 y principios de la de 1980.

Hoy no solo han logrado una vida mejor para ellos y sus familias, sino que se han convertido en miembros activos e integrales de la comunidad. Son educadores, empresarios, entrenadores, líderes políticos, amigos y vecinos.

Lor, por ejemplo, supervisa a más de 25 profesores, disertantes, miembros del personal e instructores adjuntos en UW-Green Bay.

Riechers maneja las comunicaciones de una ciudad de 73,000 habitantes.

Vue es el director ejecutivo de NEW Hmong Professionals, una organización sin fines de lucro que responde a las necesidades de la comunidad, como la organización de clínicas temporales de vacunación contra el COVID-19.

Los hmong han traído diversos antecedentes, puntos de vista políticos, experiencia comercial y servicio comunitario al noreste de Wisconsin. También se han hecho avances en los cargos electivos, como lo demuestra el mandato de Maiyoua Thao en el consejo de Appleton.

Teng Cha, centro a la derecha, y Chai Yee Cha, a la izquierda, se unen a otros ex soldados Hmong que lucharon bajo la dirección de la CIA para hablar sobre su difícil situación en 2004 tras el cierre del campo de refugiados de Wat Tham Krabok en Tailandia. (Sharon Cekad/Appleton Post-Crescent)

Vue, que tiene una licenciatura en periodismo y ciencias políticas de la UW-Eau Claire, reconoce una comprensión y una aceptación crecientes de los hmong en los últimos 40 años, pero no cree que hayan logrado una integración total.

Los estadounidenses Hmong todavía gravitan hacia sus propias tiendas de comestibles, dijo, y todavía no han alcanzado la igualdad con sus homólogos blancos en términos de oportunidades laborales y progreso.

Lor dijo que los estadounidenses Hmong poco a poco han encontrado su lugar en los negocios y la política, pero aún no han alcanzado el escalón superior en ninguno de los dos ámbitos. Las empresas propiedad de hmong, dijo, tienden a servir predominantemente a las poblaciones hmong. Cree que están al borde de algo más grande.

Riechers dijo que los hmong tienen un historial de búsqueda de independencia y libertad. Emigraron de China a las montañas de Laos, Vietnam y Tailandia en el siglo XIX después de que los gobernantes chinos trataran de asimilarlos a ellos y a otras minorías étnicas a la cultura china.

Los hmong tienen una vena feroz e independiente que se alineó con los ideales estadounidenses durante y después de la Guerra de Vietnam.

“Realmente no hay nada más estadounidense que la historia Hmong”, dijo Riechers. “Somos inmigrantes. Luchamos por la patria. Luchamos por la libertad”.

Ampliar la comprensión y la apreciación colectivas de la experiencia estadounidense Hmong puede mejorar la competencia cultural y la capacidad de celebrar las diferencias, en lugar de simplemente tolerarlas o, en el peor de los casos, oprimirlas.

Eso, a su vez, podría facilitar la transición para las próximas personas, ya sean afganos, ucranianos o congoleños, que llamarán hogar al noreste de Wisconsin.

Comuníquese con Duke Behnke al 920-993-7176 o dbehnke@gannett.com. Sígalo en Twitter en @DukeBehnke.

Vuelva a publicar nuestros artículos de forma gratuita, en línea o impresos, bajo una licencia Creative Commons.

Historias populares de Wisconsin Watch

Duke Behnke / The Post-Crescentreportero de vigilancia del gobierno

Duke Behnke es un reportero de vigilancia del gobierno para The Post-Crescent. Tiene 34 años de experiencia en informes gubernamentales, educativos, ambientales y de seguridad pública.