Logotipo de brote de Wisconsin
Claire DeRosa / Reloj de Wisconsin
Tiempo de leer: 5 minutos

Brote Wisconsin es una serie colaborativa producida por WPR y Wisconsin Watch que muestra la narración de audio en primera persona durante la pandemia de coronavirus.

https://wisconsinwatch.org/wp-content/uploads/2021/03/nws210318-BS-OBWONE.mp3
Los participantes de Outbreak Wisconsin reflexionan sobre un año que les cambió la vida y lo que depara el futuro.

Hace más de un año, el gobernador de Wisconsin, Tony Evers, ordenó al Departamento de Servicios de Salud del estado que ordenara cierre temporal de escuelas K-12 en todo el estado. Fue la primera señal de la agitación social que se avecinaba: cierres de empresas, escolarización virtual, desempleo masivo y más de 6,500 residentes del estado muertos por el nuevo coronavirus. 

Aunque Wisconsin detectado por primera vez COVID-19, la enfermedad causada por el virus, en febrero de 2020, a mediados de marzo marcó el comienzo de la pandemia para la mayoría de los habitantes de Wisconsin. WPR y Wisconsin Watch han seguido a un grupo de residentes de Wisconsin a través de este momento de cambio de vida. 

Un año después, reflexionaron sobre cómo la pandemia ha cambiado sus vidas y cómo visualizan el futuro. 

'Oh, mierda. Esta aquí.'

Mariah Clark es una enfermera de la sala de emergencias que trabaja en UW Health. Se la ve aquí con el equipo de protección personal (EPP) que usaba en el trabajo al comienzo de la pandemia. Cortesía de Mariah Clark

maria clark pasó el año en la primera línea de la pandemia como enfermera del departamento de emergencias en UW Health en Madison. 

Pasó los primeros días de 2020 leyendo sobre el virus en informes de noticias y artículos de revistas. Pero la pandemia se hizo real en febrero cuando su hospital trató a Wisconsin. en el primer paciente infectado con COVID-19. 

“Nunca olvidaré al primer paciente de COVID”, dijo Clark. “Cuando ese primer caso llegó al departamento, recuerdo haber tenido esa sensación de, 'Oh, mierda. Esta aquí.' Y preguntándome cómo iba a cambiar todo ".

El año siguiente de Clark ofreció "dualidades extrañas". los días lentos esperando la tormenta dio paso al trauma de ver amigos y los pacientes sucumbir al virus mortal. Ella vio impotente como la pandemia en espiral fuera de control en Wisconsin y política estatal intentos frustrados de una respuesta coherente. 

En esa tragedia, Clark también encontró esperanza. 

“Hubo aspectos de COVID que realmente nos permitieron conectarnos con el hecho de que nosotros, como enfermeras, estamos allí para cuidar a personas completas, y no solo ensamblajes de piezas que no funcionan bien en ese momento”, dijo Clark.

“Habíamos visto a amigos, familiares o compañeros de trabajo que se habían enfermado. Podríamos imaginarnos allí. Y se sentía, muchas veces, mucho más humano ".

'La mayoría de nosotros solo sobrevivíamos'

Jessica Barrera se ve con su hijo Niko en Eau Claire, Wisconsin, en junio de 2020. Cortesía de Jessica Barrera

Cuándo Jéssica Barrera revisa sus pensamientos de los primeros días de la pandemia, no puede evitar recordar su ansiedad. ¿Cómo podría olvidar? 

La gente dejó de viajar cuando se produjo la pandemia de coronavirus, lo que le costó a la madre soltera de 41 años su trabajo en un servicio de transporte al aeropuerto en Eau Claire. Ella Pasé meses esperando para los beneficios de desempleo, mientras que el Departamento de Desarrollo de la Fuerza Laboral de Wisconsin negó la asistencia a los trabajadores a tiempo parcial como ella, que también reciben ayuda federal por discapacidad.

“Había tanto que estaba fuera de mi control”, dijo Barrera. "Me siento casi cansado de escucharme a mí mismo". 

Ella agregó: "Hace un año, la mayoría de nosotros solo sobrevivíamos día a día: emocional, mental, física y financieramente, solo para pasar al día siguiente".

Pero las cosas están mejorando para Barrera. Encontró un trabajo nuevo y significativo que ayudó a los adultos con necesidades especiales a encontrar trabajo. Y su hijo Niko, de 11 años, ha vuelto a la escuela en persona dos días a la semana. Eso fue después de terminar el año escolar anterior y comienzo al uno nuevo virtualmente. Barrera ahora desea poder tranquilizarse a sí misma en marzo de 2020. 

“Le haría saber que te acostumbras a usar una máscara, no es tan extraño después del primer rato. Y para mantener la fe en que las cosas mejorarán ”, dijo.

'Siento una sensación de tristeza por las cosas que he perdido'

Amy Moreland se ve en su apartamento en Madison, Wisconsin, el 29 de enero de 2021. Moreland, que solía trabajar en la industria de servicios de Madison, tuvo que planificar un cambio de carrera después de que la pandemia de COVID-19 trastocó el empleo de aquellos en el sector servicios Ahora está inscrita en un programa de trabajo social en Madison College y espera especializarse en problemas de adicción. Reloj Coburn Dukehart/Wisconsin

amy moreland de Madison perdió por primera vez su trabajo como camarera y coordinadora de eventos el 17 de marzo de 2020. 

“Se siente como a un millón de años de distancia, y también se siente como ayer”, dijo. 

Mirando hacia atrás, dijo que nunca esperó que la pandemia durara tanto. Moreland permaneció desempleado durante gran parte del año pasado, y ella luchó durante meses para acceder a los beneficios por desempleo

Eventualmente, ella cambió por completo la trayectoria de su vida regresando a la escuela. Ella está cursando una licenciatura en trabajo social en Madison College, con el objetivo de convertirse eventualmente en consejera de adicciones.

"Estoy muy emocionada por el futuro, pero siento una sensación de tristeza por las cosas que he perdido", dijo.  

Moreland imagina recordar la pandemia cuando sea mayor, "contarles a nuestros nietos sobre la cuarentena y todo esto, y que es algo que superamos". 

"Hay esperanza", dijo Moreland, incluso después de un año infernal. 

"Realmente puedes estar emocionado por todo lo que viene y llorar por las cosas que han pasado". 

'Este proceso realmente me hizo más fuerte'

Adija Greer-Smith se ve fuera de Sherman Phoenix, que alberga su panadería junto con otros negocios locales, en Milwaukee el 2 de julio de 2020. Will Cioci / Reloj de Wisconsin

Para Adija Greer-Smith, propietario de la panadería Confectionately Yours en Milwaukee, 2020 no fue todo pesimismo. 

Como muchos negocios, la panadería cerró durante varios meses en primavera y verano. Pero Greer-Smith vio un gran éxito después de reapertura en julio. Eso incluyó forjar acuerdos comerciales con los Green Bay Packers y Milwaukee Bucks. 

“Abrió tantas puertas de oportunidades”, dijo Greer-Smith, reconociendo que 2020 resultó ser “catastrófico” de otras maneras. Ella montó una "montaña rusa emocional", con sus dos hijos aprendiendo virtualmente desde casa y su esposo lidiando con un diagnóstico de COVID-19. (Ahora está recuperado y vacunado). 

Dulcemente tuyo se sienta en el sherman fénix, un espacio para pequeñas empresas liderado por personas de color. El incendio dañó el edificio, anteriormente un banco, en 2016 como el vecindario Sherman Park de Milwaukee. disturbios civiles experimentados tras el fatal tiroteo policial de Sylville Smith. El Fénix se levantó de esas cenizas. Greer-Smith sabía que encontraría obstáculos al lanzar su negocio en 2018. 

"Claramente, esto fue parte de ese proceso", dijo. "Este proceso realmente me hizo más fuerte".

Cuando la panadería cerró por primera vez en la primavera, Greer-Smith dedicó su energía a hornear galletas para los trabajadores de la salud. Su equipo finalmente donó más de 20,000 productos horneados, dijo. 

Ahora, anima a otros a que pongan su energía en ayudar a las personas. 

“Mi esperanza para la gente justa es que este año nos hubiera enseñado a todos a amar más y odiar menos, porque la vida es muy preciosa”, dijo. 

'Contento de ser quien soy y dónde estoy en el tiempo'

Beverly Blietz, de 85 años, se ve en su apartamento en el complejo Glen Estates en Sister Bay, Wisconsin, el 6 de agosto de 2020. Blietz es una ex residente de Good Samaritan Society - Scandia Village en Sister Bay, pero se mudó en junio de 2020 debido a las restricciones impuestas a los residentes debido a la pandemia. Expiloto recreativo, conductor de Uber, docente de una galería de arte y voluntario de la comunidad, a Blietz le encantaba conducir por el condado de Door visitando a amigos y familiares, pero se vio encerrada involuntariamente cuando llegó la pandemia. Su apartamento de 680 pies cuadrados, en lugar de ofrecer una vida independiente, comenzó a sentirse más como una jaula, por lo que encontró un nuevo lugar para vivir donde pudiera estar en sus propios términos. Reloj Coburn Dukehart/Wisconsin

Beverly Blietz, una residente del condado de Door de 86 años, mantuvo un calendario social ocupado antes de la pandemia, e incluso manejaba para Uber en su tiempo libre. 

Pero se encontró confinada a su pequeño apartamento cuando entonces la instalación de vida independiente en Sister Bay, donde vivía, endureció las restricciones la primavera pasada.

“Lamenté que me arrebataran el tiempo”, dijo. "La pérdida de la vieja normalidad significó la pérdida de tantas cosas significativas en mi vida". 

Ella se deprimió cada vez más, preocupándose de que un verano de aislamiento sería el último en la tierra.  

“Cuanto más envejezco, más rápido pasa el tiempo”, dijo. 

Eso la impulsó a mudarse de las instalaciones, entrando en un condominio donde tomó más control sobre su vida.

Blietz dijo que el año pasado de la pandemia ha cambiado lo que ella valora.

“Más que nunca, la importancia de mi familia y mis relaciones ha primado sobre la actividad más frenética de un calendario diario”, dijo. 

"Estoy contento de ser quien soy y donde estoy en el tiempo".

Beverly Blietz hizo una donación al Centro de Periodismo de Investigación de Wisconsin en 2020 y es miembro del Watchdog Club.

Vuelva a publicar nuestros artículos de forma gratuita, en línea o impresos, bajo una licencia Creative Commons.

Historias populares de Wisconsin Watch

Bridgit Bowden / Radio Pública de Wisconsin

Bridgit Bowden es reportera de proyectos especiales en Wisconsin Public Radio. Anteriormente, fue becaria de periodismo de investigación en memoria de Mike Simonson en WisconsinWatch.

Reloj Coburn Dukehart/WisconsinDirector Asociado (Associate Director)

Coburn Dukehart es el director asociado de Wisconsin Watch. Se unió a la organización en 2015 como Directora Digital y Multimedia. Actualmente es jefa de producto y audiencia, dirige la estrategia visual y digital; crea contenido visual; administra activos digitales y capacita a estudiantes y periodistas profesionales. Dukehart anteriormente fue editor de fotografía sénior en National Geographic, editor de imágenes y multimedia en NPR y editor de fotografía en USATODAY.com y washingtonpost.com. Ha recibido numerosos premios del Club de Prensa de Milwaukee, la Asociación Nacional de Fotógrafos de Prensa, Imágenes del Año Internacional y la Asociación de Fotógrafos de Noticias de la Casa Blanca.

Reloj de Bram Sable-Smith / WisconsinBecario de periodismo de investigación en memoria de Mike Simonson de WPR

Bram Sable-Smith se unió al Centro en 2019 como becario de reportaje de investigación en memoria de Mike Simonson de la Radio Pública de Wisconsin. Antes de mudarse a Wisconsin, pasó cinco años informando sobre atención médica en KBIA en Columbia, Missouri, y como reportero fundador de Side Effects Public Media, una colaboración de informes de medios públicos en el Medio Oeste. También enseñó periodismo radiofónico en la Escuela de Periodismo de la Universidad de Missouri. Bram contribuyó con historias a la edición matutina de National Public Radio y All Things Considered, Marketplace de American Public Media y Kaiser Health News. Sus reportajes han recibido dos premios nacionales Edward R. Murrow, dos premios nacionales Sigma Delta Chi, un premio de política de salud de la Asociación de Periodistas de Atención Médica, entre otros. Bram habla español con fluidez y se graduó de la Universidad de Washington en St. Louis.