Diana Sánchez, de 19 años, experimentó la falta de vivienda mientras vivía en Milwaukee durante su último año de secundaria. En un momento del año escolar, dice que la policía la escoltaba regularmente desde la escuela después de permanecer demasiado tiempo en el edificio debido a que no tenía adónde ir. Aquí, es fotografiada en la casa de un amigo de la familia en Camden, Nueva Jersey, el 9 de febrero de 2020. Ahora vive en Nueva Jersey con su madre. Hannah Yoon para Wisconsin Watch
Tiempo de leer: 6 minutos

Reloj de Wisconsin es una sala de redacción sin fines de lucro y no partidista. Suscríbete a nuestro nuestro boletín de noticias para obtener nuestras historias de investigación y el resumen de noticias del viernes.

 

"Perdió."

Así es como Diana Sánchez, de 19 años, describe cómo se sintió cuando tenía 17 años y no tenía adónde ir después de que la policía la escoltara de su escuela.

Sánchez comenzaría su día en su escuela secundaria alternativa de Milwaukee como cualquier otro estudiante. Pero una vez que terminaban las clases y todos sus amigos se habían ido, ella se quedaba, hablaba con los maestros y caminaba por los pasillos hasta que uno de los muchos sofás en los que dormía estaba disponible en las casas de familiares o amigos. 

Una vez que el personal de la escuela comenzó a irse, le dijeron a Sánchez que ella también tenía que ir.

Escuche al editor de investigaciones de Wisconsin Watch, Jim Malewitz discuta esta historia en la Radio Pública de Wisconsin.

Aun así, se demoraría, hasta que su director llamaría a la policía para obligarla a abandonar el edificio. Sánchez recuerda que esto sucedió dos o tres veces al mes durante un período de tres meses. 

"Nadie estaba concentrado en que yo no tuviera a dónde ir", dijo.

La historia de Sánchez no es inusual. El comportamiento de los jóvenes puede ser criminalizado ya sea porque se enfrentan a la falta de vivienda, o los jóvenes pueden quedarse sin hogar porque han sido encarcelados, dijo Claudine O'Leary, educadora comunitaria, defensora de la juventud y consultora independiente. Y, por diversas razones, algunos jóvenes no informan que no tienen hogar. Esto los deja en posiciones vulnerables, sin ser detectados por las instituciones que ofrecen refugio, comida y otros servicios.

Diana Sánchez, de 19 años, estuvo sin hogar durante un período de su último año de secundaria en Milwaukee. Después de la escuela, a menudo tenía que esperar a que hubiera un sofá disponible en la casa de familiares o amigos. Fue fotografiada en febrero en Camden, Nueva Jersey, donde vive ahora. Hannah Yoon para Wisconsin Watch

Casi 22,000 personas en 2017 recibieron refugio y servicios de agencias de Wisconsin que recopilan y reportan tales datos, según un informe por el Consejo Interagencial para Personas sin Hogar de Wisconsin, un organismo que la Legislatura creó en 2017. Eso incluyó a casi 500 jóvenes no acompañados de 17 años o menos.

Pero el número real de jóvenes sin hogar de Wisconsin probablemente sea mayor, debido a las barreras que los disuaden de informar sobre su estado, dicen los expertos. 

Solo las Escuelas Públicas de Milwaukee atienden hasta 5,000 estudiantes cada año en su programa de educación para personas sin hogar - incluidos los que se encuentran en refugios, en espera de ser colocados en hogares de acogida o que viven juntos con otra familia.

El año pasado, la Legislatura buscó eliminar un obstáculo para los jóvenes sin hogar que buscan servicios. El gobernador Tony Evers firmó en noviembre una legislación que facilita el acceso a ciertos jóvenes de 17 años que buscan refugios o programas de vivienda de transición.

Los expertos consideran que el proyecto de ley es un buen primer paso, pero dicen que se necesita más para resolver el problema. 

'No podemos rastrear lo que no se informa'

La recta final de la escuela secundaria de Sánchez, de 2018 a 2019, resultó particularmente tumultuosa, recordó. Dijo que su madre vivía en Nueva Jersey y, "abrumada" por los problemas familiares, no podía cuidarla. La abuela de Sánchez tuvo brevemente la custodia antes de morir, e incluso esa relación resultó polémica. Sánchez saltó de la casa de una tía a la de un tío, sintiéndose incómodo en ambos y buscando otras opciones. 

Sánchez buscó refugios en Milwaukee, dijo, pero tuvo problemas para encontrar servicios que le permitieran quedarse más de una noche. Algunas opciones estaban dirigidas solo a mujeres embarazadas. Así que empezó a surfear en el sofá con gente ajena a su familia, dejándola en deuda con los horarios de otras personas.

 “Dejé de buscar recursos, dejé de buscar refugio y comencé a buscar amigos”, dijo. 

Diana Sánchez, de 19 años, luchó por encontrar un lugar para dormir cuando estaba sin hogar durante su último año de secundaria en Milwaukee. Dice que buscó refugios en Milwaukee pero no pudo encontrar servicios que le permitieran quedarse más de una noche. Se la ve aquí en Camden, Nueva Jersey, donde vive ahora. Hannah Yoon para Wisconsin Watch

Muchas opciones para los jóvenes vulnerables de Milwaukee albergan a personas involuntariamente. Incluyen hogares grupales y centros de detención donde las autoridades colocan a los jóvenes que se meten en problemas. Eso refuerza un estigma en torno a la falta de vivienda que impide que algunos jóvenes le cuenten a nadie sobre sus desafíos, dicen los defensores de la juventud. 

“La mayoría de los jóvenes no quieren que los encuentren porque hay muchas implicaciones para que los encuentren. Podrían terminar en un hogar grupal. Podrían quedar atrapados en el sistema, o podrían terminar en el mismo espacio inseguro del que huyeron ”, dijo Audra O'Connell, directora ejecutiva de Centro para jóvenes y familias de Walker's Point, una organización sin fines de lucro que brinda servicios a los jóvenes que huyen de su hogar, están sin hogar o enfrentan otros obstáculos.

Eso lleva a las autoridades a subestimar a los jóvenes sin hogar, limitando los recursos para atenderlos.

Audra O'Connell es la directora ejecutiva del Walker's Point Youth and Family Center, una organización sin fines de lucro que brinda servicios a los jóvenes que huyen de su hogar, están sin hogar o enfrentan otros obstáculos. “La mayoría de los jóvenes no quieren que los encuentren porque hay muchas implicaciones para que los encuentren”, dijo. Cortesía de Audra O'Connell

“Debido a que muchos de nuestros jóvenes no reportan la falta de vivienda, no hay financiamiento disponible para ellos. No podemos rastrear lo que no se informa ”, dijo Sharlen Moore, cofundador de Justicia Juvenil Milwaukee, que aboga por programas de justicia restaurativa como alternativa a las cárceles juveniles.

Sánchez evitó ser tragado por el sistema de justicia penal. Aunque se ocupó de las escoltas policiales de su escuela, esos roces con la autoridad no aumentaron. Pero los expertos dicen que la falta de vivienda puede poner a los jóvenes en un camino más precario.

Algo tan pequeño como tener una pelea en la escuela puede llevar a que un menor sea asignado a un asistente social o incluso ingrese al sistema judicial, dijo O'Leary, el defensor de la juventud en Milwaukee. No tener un tutor puede empeorar las cosas.

"Si tienes un padre, pueden venir y abogarte por ti, y es posible que obtengas una multa", agregó. “Pero si no te quedas en casa, te consideran un factor de riesgo mayor y te mandan a la corte”.

Mientras tanto, algunos jóvenes violan la ley a propósito solo para encontrar un lugar para dormir, dijo DeShanda Williams, directora de servicios para personas sin hogar y fugitivos en Conquistadores de Milwaukee, que ofrece servicios para jóvenes en crisis.

Pero muchos de los que ingresan al sistema de justicia penal luchan por escapar de su control. Uno de cada tres jóvenes liberados de la detención cometió un nuevo delito durante el año siguiente, según un informe del Departamento de Correcciones de 2014.

Buscando soluciones

Milwaukee ofrece refugios sin cita previa, asesoramiento grupal, servicios de salud y recursos de vivienda para los jóvenes, pero muchos están orientados a grupos demográficos específicos: las que están embarazadas, tienen antecedentes penales o son víctimas de tráfico sexual, por ejemplo.

DeShanda Williams es la directora de servicios para personas sin hogar y fugitivos en Pathfinders Milwaukee, que ofrece servicios para jóvenes en crisis. Ella dice que los recursos de la ciudad a menudo están dirigidos a poblaciones específicas, como adolescentes embarazadas, lo que puede dejar a otros jóvenes sin un refugio confiable. Cortesía de De Shanda Williams

“El problema no es necesariamente que la ciudad no tenga recursos, porque nosotros los tenemos”, dijo Williams. "El problema es que la mayoría de estas organizaciones trabajan con subvenciones, y estas subvenciones están destinadas a ciertos grupos, y los jóvenes no siempre encajan en esos grupos".

El año pasado, la Legislatura de Wisconsin trató de aliviar una restricción. Ley 22, presentado por 19 legisladores bipartidistas de la Asamblea, permite que los jóvenes de 17 años no acompañados ingresen a refugios o programas de vivienda de transición, incluso si aún no están siendo supervisados ​​por una agencia de servicios sociales. 

“Ningún niño debería tener que preocuparse por dónde van a dormir por la noche, pero la realidad es que hay miles de niños sin hogar y no acompañados en todo nuestro estado”, dijo Evers, un demócrata, dicho en una declaración al firmar el proyecto de ley.

O'Leary calificó el proyecto de ley como un paso positivo para ayudar a los jóvenes sin hogar, pero dijo que se necesitan cambios sistémicos más grandes, como una mayor inversión en más programas de vida de transición. Dichos programas albergan a los jóvenes durante períodos más prolongados y los conectan con los servicios para encontrar opciones más permanentes. 

En su informe de 2017, el Consejo Interagencial de Personas sin Hogar de Wisconsin recomendó que el estado considere formas de expandir el acceso a los “hogares anfitriones”, en los que las familias se ofrecerían como voluntarios para albergar a los jóvenes durante varios períodos de tiempo. “Por lo general, una red comunitaria trabaja con un proveedor de servicios para reclutar anfitriones, capacitar a las familias anfitrionas, brindar administración de casos a los jóvenes y conectar a los jóvenes” con los servicios a través de un distrito escolar local, según el informe. 

Dichos programas se diferencian del cuidado de crianza porque los jóvenes también participan voluntariamente. 

El Family and Children's Center con sede en La Crosse, una organización regional sin fines de lucro, administra un programa de hogares anfitriones que atiende a algunos de los aproximadamente 200 adolescentes sin hogar reportados en La Crosse. "El programa tiene como objetivo preparar a los jóvenes para dejar el programa y estar preparados para una situación de vida independiente y poder participar plenamente en la comunidad", dijo la organización sin fines de lucro en su Informe anual 2018

Sánchez desearía tener acceso a ese tipo de programa durante sus años en Milwaukee. Después de graduarse de la escuela secundaria, reunió dinero para un boleto de avión a Nueva Jersey, donde encontró un trabajo en la compañía de ropa FILA y vive con su madre. La situación no es perfecta, pero es mucho más estable que sus últimos años en Milwaukee, dijo Sánchez. 

"Llegas a un lugar donde estás pasando por muchas cosas", dijo. “Ya no tienes miedo de mendigar. Algunas noches son tan frías ". 

Una versión de esta historia fue publicada originalmente por Servicio de noticias del vecindario de Milwaukee. La organización sin fines de lucro Wisconsin Center for Investigative Journalism (wisconsinwatch.org) colabora con Wisconsin Public Radio, PBS Wisconsin, otros medios de comunicación y la Escuela de Periodismo y Comunicación de Masas de UW-Madison. Todas las obras creadas, publicadas, publicadas o difundidas por el Centro no reflejan necesariamente los puntos de vista u opiniones de UW-Madison o cualquiera de sus afiliadas.

Vuelva a publicar nuestros artículos de forma gratuita, en línea o impresos, bajo una licencia Creative Commons.

Historias populares de Wisconsin Watch

PrincessSafiya Byers / Servicio de noticias del vecindario de Milwaukee

PrincessSafiya Byers es miembro del cuerpo de Report for America y trabaja como reportera del personal en Milwaukee Neighborhood News Service, donde cubre salud, negocios de minorías, fe, trabajos, vivienda y transporte. Orgulloso nativo de Milwaukee, Byers se graduó en 2020 de la Universidad de Marquette. Ha realizado pasantías en el Milwaukee Community Journal, The Milwaukee Journal Sentinel, la Universidad de Wisconsin-Madison y el Milwaukee Neighborhood News Service. Byers también coprodujo un podcast comunitario y escribió para boletines comunitarios.

Francisco Velázquez

Francisco Velázquez se unió al Centro en octubre de 2019 como pasante de reporteros. Nacido y criado en Atlanta, Georgia, Francisco encontró su pasión por contar historias en cualquier lugar donde pudiera encontrar la verdad. Está influenciado por su educación en América del Sur y Central y habla español con fluidez. A medida que aspira a desarrollar sus propias habilidades de narración, se ve impulsado a ampliar la comprensión de las personas sobre su ubicación en el mundo y su parte integral dentro de él. Es un estudiante de último año con especialización en Periodismo y Antropología con un certificado en Estudios Chican@/Latin@. Ha realizado una pasantía en la Clínica de Inmigración y Refugiados de Harvard. Sus palabras se pueden encontrar en diversas publicaciones y despeinadas entre innumerables cuadernos.