Deyonna Kline, de 18 años, estudiante de Operation Fresh Start en Madison, Wisconsin, fue una votante accidental. Ella “no sabía por quién votar” y no planeaba emitir su voto en 2018, pero estaba en la biblioteca, su lugar de votación, ese día. Se la ve en la oficina de Operation Fresh Start el 5 de marzo de 2019. Emily Hamer / Centro de Periodismo de Investigación de Wisconsin
Tiempo de leer: 15 minutos
Más sobre este tema

La educación cívica marca una 'gran diferencia' en la creación de votantes jóvenes

Escúchanos!

La reportera Emily Hamer habla sobre esta historia en Wisconsin Public Radio's Tiempo central.

Borna Riazi, de 19 años, dijo que sus padres y maestros "nunca realmente" lo presionaron para que votara. Riazi no veía la votación como algo que tuviera un impacto directo en su vida. Además, se describió a sí mismo como "demasiado vago".

“Ojalá pudieras presentarte en un lugar y votar”, dijo Riazi. "Como, sin preinscripción, sin nada".

Pero ser estudiante en el campus de la Universidad de Wisconsin-Madison antes de las elecciones intermedias de 2018 puso el voto directamente en el camino de Riazi. Después de las "molestas" apelaciones del compañero de estudios de la Universidad de Washington Eric Schumacher, finalmente cedió y se registró.

"No estaba dispuesto a salir de mi camino, y luego estaban haciendo el registro de votantes en el gimnasio", dijo Riazi. “Básicamente vivo allí. ... Así que pensé, 'Bueno, creo que será mejor que me registre'. "

Luego, aproximadamente una semana antes de las elecciones de mitad de período, Riazi, Schumacher y su amigo Lee Conway pasaron junto a una casa de brinco gigante de jirafas en el campus de 44,000 estudiantes.

Los estudiantes de la Universidad de Wisconsin-Madison, Borna Riazi, izquierda, Lee Conway y Eric Schumacher salen de una casa de rebote patrocinada por NextGen Wisconsin el 30 de octubre de 2018.Los tres saltaron durante unos 20 minutos, luego cruzaron la calle hacia el Memorial Union para lanzar temprano vota para las elecciones de mitad de período. Riazi, que estaba votando por primera vez, dijo: "Me habría sentido mal por acaparar (la casa hinchable) y luego no votar". Emily Hamer / Centro de Periodismo de Investigación de Wisconsin

Los organizadores de campo de NextGen Wisconsin, un grupo de acción política centrado en la participación de votantes progresistas jóvenes, los alentaron a disfrutar de la casa inflable gratuita y a votar temprano. Los tres saltaron durante unos 20 minutos y luego cruzaron la calle para emitir sus votos.

Para Riazi, NextGen Wisconsin definitivamente jugó un papel importante en lograr que votara, un trabajo difícil ya que los jóvenes como Riazi aparecen menos que cualquier otro grupo de edad, especialmente durante las elecciones intermedias.

Hay mucho en juego: para 2020, se proyecta que los millennials y la Generación Z juntos constituirán el 36% del electorado, más que los Baby Boomers con un 28%, según Pew Research.

Connie Flanagan, decana asociada de la Escuela de Ecología Humana de UW-Madison y experta en juventud y política, dijo que las personas tienden a comenzar a preocuparse más por la política después de terminar su educación, conseguir un trabajo y formar una familia, hitos que los millennials y la generación Z están llegando a edades más tardías que las generaciones anteriores.

Según estimaciones proporcionadas por NextGen, la cantidad de jóvenes de 18 a 35 años que votaron en Wisconsin aumentó de 232,095 en 2014 a 313,197 en 2018, un aumento de más de 80,000.

El gobernador Tony Evers ganó las elecciones para gobernador por 29,227 votos.

Ethan Carpenter, estudiante de segundo año en la Universidad de Wisconsin-Madison, vota en las elecciones primarias de la ciudad de Madison en el Memorial Union el 19 de febrero de 2019. “Estoy muy agradecido de que las personas que me rodean y mis padres me ayudaron a saber que esto ( votar) fue importante”, dijo Carpenter. “Aquí, a nivel local, los estudiantes podemos hacer el mayor cambio”. Emily Hamer / Centro de Periodismo de Investigación de Wisconsin

Con jóvenes de entre 18 y 29 años que apoyan a Evers por un margen de 60 a 37 sobre el gobernador en ejercicio Scott Walker según Encuestas de salida de CNN, está claro que los nuevos votantes jóvenes ayudaron a empujar a Evers a su estrecha victoria.

Una portavoz de NextGen America dijo que su grupo era el más grande en Wisconsin que trabaja para atraer a los jóvenes, aunque los expertos advierten que sin más investigación, el aumento no puede vincularse definitivamente a un grupo o estrategia.

"Creemos que tenemos la mayor cantidad de personal, la mayor cantidad de dinero invertido, la mayor cantidad de estados, la mayor cantidad de votantes registrados", dijo Olivia Bercow, subdirectora de comunicaciones de NextGen America. "Somos el programa de votación juvenil más grande en la historia de Estados Unidos".

La votación pone en primer plano los problemas de la juventud

Cuando los jóvenes votan, los políticos se ocupan de los temas que les preocupan, dijo Flanagan. Debido a la participación de los jóvenes en las primarias presidenciales de 2016, en particular la campaña del senador demócrata de Vermont Bernie Sanders, los problemas que incluyen el aumento del costo de la universidad y un salario mínimo de $ 15 están "recibiendo atención ahora". La alta participación de jóvenes en las elecciones intermedias de 2018 mantuvo esos problemas en primer plano, dijo.

Los jóvenes a menudo son ignorados por los esfuerzos de salida del voto porque es poco probable que asistan y carecen de un historial de votaciones.

Connie Flanagan, decana asociada de la Escuela de Ecología Humana de la Universidad de Wisconsin-Madison y experta en juventud y política, dijo que las personas tienden a comenzar a preocuparse más por la política después de terminar su educación, conseguir un trabajo y formar una familia, hitos que los millennials y Los Zers de la generación están llegando a edades más tardías que las generaciones anteriores. Esas son algunas de las razones por las que los votantes jóvenes se presentan en una tasa tan baja, dijo Flanagan. Jeff Miller / Universidad de Wisconsin-Madison

NextGen America, financiado por el activista multimillonario Tom Steyer, inyectó 33 millones de dólares en 11 estados, incluido Wisconsin, con el objetivo específico de llevar a los jóvenes progresistas a las urnas para las elecciones intermedias de 2018. Steyer también lidera una campaña nacional que aboga por la destitución del presidente Donald Trump.

El esfuerzo del grupo para sacar el voto en Wisconsin costó casi $ 3 millones.

“Invertimos en la organización de los jóvenes de una manera sin precedentes”, dijo Sean Manning, ex gerente de medios de Wisconsin para NextGen America, quien estuvo en el terreno para las elecciones intermedias de 2018.

NextGen utilizó estrategias que incluían cachorros, cabras, mítines y celebridades para atraer a los votantes jóvenes a las urnas. Y pudo haber funcionado.

Sean Manning (chaqueta amarilla), entonces gerente de medios de Wisconsin para NextGen America, reparte volantes y alienta a los estudiantes a disfrutar de la casa de rebote gratis en la Universidad de Wisconsin-Madison el 30 de octubre de 2018. “Estamos convirtiendo la votación en esto algo divertido y emocionante ”, dijo Manning sobre el trabajo del grupo en Wisconsin. Emily Hamer / Centro de Periodismo de Investigación de Wisconsin

Pero si tal esfuerzo es sostenible elección tras elección y en entornos fuera de los campus universitarios sigue siendo una pregunta abierta, dijeron los expertos al Centro de Periodismo de Investigación de Wisconsin.

La educación cívica en la escuela secundaria, el registro automático de votantes, el prerregistro de adolescentes y la eliminación de las barreras para registrarse y votar también pueden ser formas de impulsar el voto de los jóvenes, dijeron.

Jóvenes votando en 2018

La participación de votantes jóvenes en 2018 fue la más alta para una elección de mitad de período en 25 años, según cálculos de la encuesta de salida por el Centro de Información e Investigación sobre el Aprendizaje y la Participación Cívica, o CIRCLE, una organización de investigación con sede en la Universidad de Tufts que se enfoca en los jóvenes.  

Aproximadamente el 31 por ciento de los jóvenes de 18 a 29 años asistieron a los exámenes parciales de 2018 a nivel nacional, frente al 21 por ciento en 2014, según CIRCLE. Pero incluso con estos aumentos "extraordinarios" para un período intermedio, la gran mayoría de los jóvenes en todo el país, el 69 por ciento, todavía no votó.

Ismael Cid, de 19 años, dijo que su voto en 2018 fue importante ya que la carrera para gobernador de Wisconsin tuvo márgenes muy estrechos. “Me sorprendió la gran diferencia que realmente puede hacer el 1 por ciento”, dijo Cid. Él piensa que votar es “solo importante cuando realmente tienes algo que quieres defender”, y no todos los jóvenes tienen eso todavía. Cid se ve en la oficina de Operation Fresh Start el 5 de marzo de 2019. Emily Hamer / Centro de Periodismo de Investigación de Wisconsin

La tasa de jóvenes fue más alta en cinco estados con carreras de gobernador competitivas. Wisconsin, Florida, Georgia, Nevada y Ohio tuvieron una tasa de participación juvenil promedio combinada del 35 por ciento.

Aún así, esos números quedaron rezagados con respecto al aproximadamente 50 por ciento de los votantes estadounidenses elegibles que votaron en las elecciones intermedias. La participación de Wisconsin fue del 61.7 por ciento, según el Proyecto electoral de Estados Unidos, con sede en la Universidad de Florida, que rastrea la participación de los votantes.

Cuatro expertos entrevistados por el Centro dijeron que una solución a largo plazo para llevar a más jóvenes a las urnas implica mucho más que un esfuerzo de movilización, incluso uno que tiene millones de dólares detrás.

“Si me preguntas, '¿Cómo podemos tener una solución que aumente la participación en como 30 puntos porcentuales en un ciclo?' No creo que tengamos uno ”, dijo el director de CIRCLE, Kei Kawashima-Ginsberg. "Realmente no es tan fácil, lamento decirlo".

Cabras por votos

Los esfuerzos de NextGen en Wisconsin incluyeron tocar puertas, publicidad digital, correo directo y una variedad de eventos diseñados para conectar con los jóvenes. El grupo tenía 66 empleados y 1,756 voluntarios en el terreno en 32 campus universitarios en todo Wisconsin, incluidas universidades de cuatro años y varios colegios comunitarios.

En UW-Stevens Point, NextGen organizó un zoológico de mascotas con cabras, alpacas, patos y vacas. En UW-Madison, famosos llevó dos eventos de sondeo. En UW-Green Bay, NextGen celebró un carnaval.

Los organizadores de NextGen Wisconsin de todo el estado cenan juntos en un restaurante de Madison el 9 de noviembre de 2018 para celebrar la victoria del gobernador demócrata Tony Evers en las elecciones para gobernador de 2018. De izquierda a derecha están Joe Waldman, director de organización regional; Krish Colon, organizador de la Universidad de Wisconsin-Parkside; Maxwell Coleman, organizador del condado de Waukesha; y Selma Aly, organizadora de la Universidad de Marquette. Emily Hamer / Centro de Periodismo de Investigación de Wisconsin

Los organizadores utilizaron otras tácticas que iban desde perros de terapia hasta juegos gigantes de Connect Four para involucrar a los jóvenes. En algunos eventos para votar, los organizadores vestían disfraces de tiburón, T-rex y plátano mientras reunían promesas para votar.

“Estamos convirtiendo la votación en algo divertido y emocionante”, dijo Manning. "No es que tenga que ser así, es solo, ¿por qué no puede ser?"

El grupo también realizó manifestaciones pidiendo mayor control de armas y oponerse a la separación forzada de familias inmigrantes indocumentadas.

NextGen envió casi 530,000 mensajes de texto, llamó a casi 180,000 puertas y llegó a más de 580,000 votantes jóvenes con publicidad digital en plataformas como Hulu, YouTube e Instagram.

Riazi recuerda haber visto los anuncios de NextGen, y aunque estaban "arruinando su vida" porque no podía saltar al video que quería ver, los anuncios funcionaron.


Un video de YouTube de NextGen America que alienta a los votantes jóvenes a acudir a las urnas el 6 de noviembre de 2018.

“Obama es como, 'Tu generación, ahora mismo, tiene más poder, que'- y yo digo,' Dios mío '”, dijo Riazi. “'Voy a votar. ¿Bueno? Frío.' "

NextGen Wisconsin también consiguió que casi 51,000 jóvenes firmaran promesas de voto. El grupo hizo coincidir al menos el 40 por ciento de esos nombres con la lista de votantes registrados. Bercow dijo que las direcciones incompletas o desactualizadas probablemente llevaron a menos coincidencias, pero también algunos que se comprometieron no se registraron. De los emparejados, el 65 por ciento votó.

'Imposible decir' lo que impulsó los aumentos

A menos que las promesas se hayan seleccionado al azar, es posible que la estadística no sea representativa de todos los votantes jóvenes, dijo David Becker, director ejecutivo y fundador del Center for Election Innovation & Research, una organización sin fines de lucro que trabaja con funcionarios electorales en temas que incluyen el aumento de la participación de los votantes. NextGen centró gran parte de las promesas en los campus universitarios, donde los jóvenes están más comprometidos políticamente y, por lo tanto, ya tienen más probabilidades de votar.

Frances Bartolutti, de 19 años, a la izquierda, y Talia Glass, de 15, se comprometieron a votar en una mesa dirigida por el grupo de defensa política NextGen Wisconsin en el Capitolio del estado de Wisconsin el 4 de agosto de 2018. Bartolutti dijo que estaba ansiosa por votar en su primera Senado y carrera a gobernador. En una entrevista posterior, Bartolutti dijo que votó en la mitad de período de 2018, pero que ya planeaba hacerlo antes de hacer la promesa. Belle Lin / Centro de Periodismo de Investigación de Wisconsin

Por ejemplo, Frances Bartolutti, una estudiante de segundo año de la Universidad Loyola-Chicago que es de Madison, llenó una tarjeta de compromiso con NextGen en una marcha contra la Asociación Nacional del Rifle en agosto en Madison, y votó durante las elecciones intermedias de 2018. Pero Bartolutti, de 19 años, ya estaba planeando votar. Ella ha votado en todas las elecciones desde que cumplió 18 años, incluso enviando una boleta ausente para las primarias de febrero para la alcaldía de Madison.  

“Al crecer, mis padres enfatizaron que tienes una voz y debes ejecutarla”, dijo Bartolutti.

NextGen también se dirigió a los jóvenes de Wisconsin que probablemente no votarían.

El grupo envió correo a más de 166,000 jóvenes de entre 18 y 35 años que eran votantes poco probables, lo que significa que nunca antes votaron o solo votaron una vez, o votantes esporádicos, que votaron solo unas pocas veces pero no de manera constante. NextGen podría emparejar aproximadamente la mitad de esos votantes con el archivo de votantes; de ellos, el 60 por ciento votó en 2018.

La participación entre los votantes más jóvenes aumentó incluso en los estados donde NextGen no estaba funcionando. Hasta ahora, CIRCLE ha publicado datos de participación de votantes estado por estado para 17 estados. De los cuatro con los mayores aumentos en la participación electoral (Georgia, Montana, Minnesota y Nevada), NextGen solo tenía presencia en Nevada.

Kei Kawashima-Ginsberg, directora del Centro de Información e Investigación sobre Aprendizaje y Participación Cívica (CIRCLE), dijo que no existe una “solución mágica” para aumentar el voto de los jóvenes. "Realmente no es tan fácil, lamento decirlo". Cortesía del Club Nacional de Prensa

Becker dijo que un factor importante que llevó a la gente a las urnas en 2018 fue la oposición a Trump.

Kawashima-Ginsberg dijo que otro factor fueron las carreras competitivas en muchos estados, lugares donde Becker señaló que la cobertura de los medios y el gasto de campaña son más altos.

La cobertura mediática positiva de los jóvenes, especialmente del activismo liderado por estudiantes luego del tiroteo en la escuela en Parkland, Florida, también ayudó, dijo Kawashima-Ginsberg. Antes de las elecciones intermedias, CIRCLE descubrió que el 80 por ciento de los jóvenes de 18 a 24 años pensaba que su generación podría hacer un cambio significativo en los Estados Unidos.

Abby Kiesa, directora de impacto en CIRCLE, dijo que también hubo mucho alcance entre pares en 2018, algo que las investigaciones han encontrado constantemente que impulsa el compromiso político de los jóvenes. Kiesa dijo que la cobertura de los medios y los jóvenes que alientan a sus pares a votar se combinaron para "cambiar la cultura" en torno a las elecciones intermedias de 2018.

Los aumentos en la participación de los jóvenes podrían deberse a cualquiera de estas influencias, dijo Becker. NextGen puede haber tenido un efecto positivo, pero es "imposible de decir" sin más datos, dijo.

Sean Manning, entonces gerente de medios de Wisconsin para NextGen America, habla con otros organizadores en un restaurante de Madison, Wisconsin, el 9 de noviembre de 2018, en una cena para celebrar la victoria del gobernador Tony Evers en las elecciones para gobernador de 2018. Emily Hamer / Centro de Periodismo de Investigación de Wisconsin

Bercow dijo que NextGen todavía está entusiasmado con lo que logró, incluso si el grupo solo puede mostrar correlación, no causalidad.

NextGen ha mantenido personal en los 11 estados y se organizará hasta las elecciones de 2020. Bercow dijo que Steyer está comprometido a obtener el voto de los jóvenes, incluso si no hay una cantidad específica en dólares de lo que invertirá en el futuro.

Becker, sin embargo, se pregunta qué pasará en 2022 y más allá.

"No hay forma de financiar un esfuerzo para tomar la mano de los más de 200 millones de votantes elegibles en los Estados Unidos para cada elección", dijo Becker. “Simplemente no es factible”.

Salir de la burbuja universitaria

Incluso después de invertir más de $ 30 millones, hubo jóvenes a los que NextGen no llegó.

NextGen se centra en los campus universitarios porque el grupo demográfico objetivo se concentra en un área, dijo Bercow, pero "siempre estamos buscando formas de expandirlo". NextGen también tocó puertas y envió correo a vecindarios predominantemente jóvenes fuera de los campus universitarios y publicó anuncios digitales en todo el estado.

Maia Berlow, organizadora de campo de NextGen Wisconsin para Madison, Wis., hace campaña para alentar a los estudiantes a votar temprano el 30 de octubre de 2018, en el campus de la Universidad de Wisconsin-Madison. Emily Hamer / Centro de Periodismo de Investigación de Wisconsin

“Ese es nuestro mayor desafío, llegar a los jóvenes que no viven en un campus universitario de cuatro años e incluso llegar a los jóvenes que no van a un colegio comunitario”, dijo Bercow. "Pero estamos tratando de utilizar todos los recursos, todas las tácticas del libro para hacerlo".

Para aquellos en una ciudad universitaria, era difícil evitar los mensajes sobre la votación.

Brody Bien, un estudiante de tercer año que estudia biología molecular en la UW-Madison, dijo que los colportores llamaban a su puerta con frecuencia, a veces dos o tres veces al día. Bien dijo que eran "agresivos y molestos", especialmente porque Bien ya estaba planeando votar.

"Si miras a los jóvenes que son los más privilegiados y ricos, como los jóvenes graduados universitarios que ganan muy buenos salarios, la participación ya es increíblemente alta", dijo Kawashima-Ginsberg de CIRCLE. “El problema es la brecha. Y la razón por la que es tan difícil abordar estas brechas ... es porque está profundamente arraigada en nuestras desigualdades sociales generales ".

La estudiante de la Universidad de Wisconsin-Madison, Emily Barnhill, aprende cómo sondear con la organizadora de campo de NextGen Wisconsin, Ariella Galston, en la oficina del grupo cerca del campus de UW-Madison. Barnhill estaba a punto de unirse a un último impulso de escrutinio el 6 de noviembre de 2018, el día de las elecciones de mitad de período. Emily Hamer / Centro de Periodismo de Investigación de Wisconsin

Mientras Bien y Riazi fueron bombardeados con mensajes de movilización de votantes en UW-Madison, Chander Brown, un joven de 20 años que vive a solo media hora al sur del campus de Madison, no fue contactado por nadie. Brown, que asistió a Madison West High School, ahora trabaja para una empresa de limpieza y vive con sus padres en Stoughton, Wisconsin.

Cuando se le preguntó si alguno de los esfuerzos para lograr el voto en Madison le llegó, Brown dijo: "Honestamente, no sé qué es eso". Brown eliminó la mayoría de sus cuentas de redes sociales, por lo que es un joven particularmente difícil de contactar. En la escuela secundaria, Brown sintió que su voto no contaba para nada.

La mentalidad de Brown comenzó a cambiar debido a su frustración con Trump. El padre de Brown es un apasionado de la política. Ambos factores hicieron que "madurara" y prestara mayor atención a las elecciones de mitad de período de 2018, incluso sin el impulso de NextGen o una campaña política.

“Lo que más me motiva (a votar) es solo un cambio”, dijo Brown. "Espero que algo pueda cambiar y que no me quede sin hacer nada".

'Un voto no va a cambiar nada'

Jacob Hoskins Jr., de 17 años, tiene un profundo escepticismo hacia los políticos y el gobierno. Es un estudiante en el Programa heredado en Operation Fresh Start, una organización sin fines de lucro de Madison que ayuda a los jóvenes de 16 a 24 años a terminar su educación y adquirir experiencia laboral. Hoskins está trabajando en su diploma de escuela secundaria y desarrollando habilidades para seguir una carrera en la construcción.

Cuando fue a la preparatoria Madison East, dijo, los maestros les decían a los estudiantes que votaran, "pero nunca nos enteramos". Su mamá le ha dicho que vote, pero no es una conversación que tengan con regularidad. Hoskins tampoco habla con sus amigos de política.

Haley Hegerfeld-Copenhefer, de 18 años, es estudiante en Operation Fresh Start en Madison, Wisconsin. Hegerfeld-Copenhefer dijo que sus padres, amigos y la escuela pública no la presionaron para que votara, pero el personal de Operation Fresh Start la alentó y la ayudó a registrarse. Ella votó “para ser una voz” y “para ser parte de ella”. Se la ve en la oficina de Operation Fresh Start el 5 de marzo de 2019. Emily Hamer / Centro de Periodismo de Investigación de Wisconsin

Hoskins dijo que cree que votar es inútil. Incluso cuando los ciudadanos votan, Hoskins dijo que hay un grupo de "personas que se sientan a la mesa y toman las decisiones por nosotros".

"Una votación no va a cambiar nada", dijo Hoskins. "Siento que seguirá igual incluso después de que vote".

Su compañero de clase, Greg Lee, de 17 años, siente lo mismo. Lee dijo que la única forma en que sus representantes lo escucharían es si los beneficiaba.

Ryanne Wolfe, de 21 años, una estudiante de tercer año de UW-Eau Claire que estudia justicia penal y español, dijo que está desanimada porque Hillary Clinton ganó el voto popular, pero Trump aún ganó la presidencia. Vio mensajes en las aceras de su campus diciéndole que se fuera. Amigos, sus padres y los colportores intentaron convencerla, pero Wolfe decidió no participar en las elecciones parciales de 2018.

“Simplemente no sentí que mi voto importara demasiado”, dijo.

Greg Lee, de 17 años, dijo que es escéptico acerca de votar en el futuro porque no siente que su voto importe. Lee se ve en Operation Fresh Start en Madison, Wisconsin, el 5 de marzo de 2019. NextGen Wisconsin, que realizó un esfuerzo de casi $ 3 millones para salir a votar en 2018 dirigido a jóvenes progresistas, dijo que está buscando formas de involucrar jóvenes fuera de los campus universitarios. Emily Hamer / Centro de Periodismo de Investigación de Wisconsin

Lee, que es afroamericano, dijo que se siente desconectado de su comunidad, incluso condenado al ostracismo, debido al color de su piel. La gente le tiene miedo en el autobús. Le preocupa que la policía lo detenga. Lee duda que votar cambie eso.

"Si ir a algún lugar ofende a alguien o lo hace sentir incómodo, ¿cómo va a votar o algo así? ¿Qué va a hacer?" él dijo.

Sin embargo, Bercow dijo que ve a NextGen como parte de la solución para movilizar a los jóvenes que se sienten excluidos.

"Creo que nos vemos a nosotros mismos como parte de esa solución a largo plazo", dijo Bercow. "Pero también creo que no podemos ser nosotros los que lo hagamos solos".

No hay una 'fórmula mágica' para aumentar la participación

Más allá de esfuerzos como NextGen, existe una amplia variedad de estrategias potenciales para aumentar la participación de votantes jóvenes, pero Kawashima-Ginsberg advirtió que "no existe una fórmula mágica".

Quince estados, más el Distrito de Columbia, han aprobado registro automático de votantes, según el Brennan Center for Justice, una organización sin fines de lucro que trabaja para mejorar la democracia y el sistema de justicia. Dieciséis estados más DC tienen preinscripción para que los jóvenes se registren aunque no tengan 18 años para las próximas elecciones. Un estudio encontró que esas dos estrategias juntas pueden impulsar el voto de los jóvenes. Otros 16 afirma y DC, incluido Wisconsin, tienen registro el mismo día el día de las elecciones.

Los estudiantes de la Universidad de Wisconsin-Madison esperan en la fila para votar en el lugar de votación del Gordon Dining and Event Center el día de las elecciones, 6 de noviembre de 2018. El demócrata Tony Evers venció por un estrecho margen al actual gobernador republicano Scott Walker en las elecciones intermedias de 2018, y los nuevos votantes jóvenes ayudó a llevarlo a la victoria. Emily Hamer / Centro de Periodismo de Investigación de Wisconsin

Minneapolis tiene un programa en el que se contrata a estudiantes de secundaria para trabajar en las urnas para que puedan ver a otros jóvenes de diversos orígenes que “parecerse a ellos”Trabajando en las elecciones.

Expertos y defensores sugieren otras posibilidades, como hacer del día de las elecciones un fiesta Nacional, bajar la edad para votar y hacer de las identificaciones de estudiantes una forma aceptable de identificación de votante. Eso es algo que NextGen planea impulsar en Wisconsin, donde las tarjetas de identificación de estudiantes emitidas por nueve de los 13 campus de cuatro años de la UW no son validos para votar.

Las organizaciones de movilización de votantes, incluida NextGen, también han utilizado aplicaciones que conectan a los usuarios con los historiales de votación de sus contactos para que puedan enviarles mensajes de texto recordatorios electorales.

Opportunity Youth United, que desarrolla a líderes jóvenes que viven en la pobreza, tuvo esfuerzos para sacar el voto dirigidos a equipos de baloncesto, centros comunitarios e incluso estrenos de la película "Black Panther". La organización tiene 17 equipos de acción comunitaria en ciudades como Milwaukee, Phoenix, Atlanta y Nueva York.

David Becker, director ejecutivo y fundador del Centro para la Innovación e Investigación Electoral, dijo que la nación necesita un esfuerzo más sostenido y no partidista para aumentar la participación electoral. “No hay forma de financiar un esfuerzo para tomar la mano de los más de 200 millones de votantes elegibles en los Estados Unidos para cada elección. Simplemente no es factible”, dijo Becker. Cortesía del Centro de Innovación e Investigación Electoral

Becker dijo que hay una falta de investigación científica que pueda vincular cualquier estrategia en particular con una mayor participación de votantes jóvenes.

"Casi todos los estudios que verá son únicos", dijo Becker. “Ellos son, 'Hicimos esto en esta única elección y esto es lo que creemos que sucedió'. Y eso realmente no te dice una maldita cosa ".

Su organización está llevando a cabo un estudio a largo plazo sobre cómo los funcionarios electorales, no solo las campañas, las organizaciones sin fines de lucro y los partidos políticos, pueden aumentar la participación electoral, lo que él considera más sostenible. Cualquiera que sea la solución, dijo Becker, debe ser no partidista.

“Este es un problema a largo plazo y no se va a resolver porque todos reciben una boleta por correo o todos se registran automáticamente o el día de las elecciones es un feriado nacional”, dijo Becker. "Ahora bien, esas pueden ser buenas ideas, y algunas de ellas son buenas ideas ... pero no van a cambiar fundamentalmente la dinámica de participación".

Cambiando de opinión, aumentando los votos

John Della Volpe, director de encuestas del Instituto de Política de la Escuela Kennedy de Harvard, dijo que hay dos fuerzas que trabajan juntas para lograr que los jóvenes voten: la movilización sobre el terreno y el cambio de actitudes hacia la política.

John Della Volpe, director de encuestas del Instituto de Política de la Escuela Kennedy de Harvard, dijo que los votantes jóvenes pueden movilizarse si creen que participar en política puede marcar una “diferencia tangible”. Martha Stewart / Instituto de Política de la Escuela Kennedy de Harvard

“Una de las desconexiones entre votar y no votar fue el grado en que los jóvenes creen que hay una diferencia tangible que la política puede hacer”, dijo Della Volpe.

El instituto ha realizado encuestas a votantes jóvenes desde 2000 para comprender mejor los impulsores de la participación política. Hubo dos momentos en los que hubo picos en el número de jóvenes que pensaban que la política importaba.

Della Volpe dijo que los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 provocaron cambios de actitud de 15 puntos, que llevaron a una mayor participación de los votantes en 2002, 2004, 2006 y 2008. Pero una vez que la economía entró en recesión, Barack Obama se convirtió en presidente en 2008, y se produjo un estancamiento político, la sensación de que la política importaba se disipó, dijo.

El segundo momento que cambió las actitudes de los jóvenes sobre la política fueron las elecciones presidenciales de 2016. Della Volpe dijo que los jóvenes vieron que Trump hizo una diferencia, ya sea que pensaran que eso era positivo o negativo, lo que llevó a un aumento en la cantidad de jóvenes que pensaban que el compromiso político era importante.

Esas actitudes continuaron en 2017 y 2018, y se "aceleraron" debido a tiroteos masivos en un concierto de Las Vegas y en la escuela secundaria de Parkland, Florida, dijo Della Volpe.

Cuando se trata de hacer una diferencia a largo plazo en la participación de votantes jóvenes, dijo Kiesa de CIRCLE, los jóvenes deben participar mucho antes de cumplir 18 años.

Ella dijo que los futuros votantes pueden ser cultivados por padres o modelos a seguir comprometidos políticamente, aprendiendo sobre votar en la escuela o discutiendo temas controvertidos en el aula. Los jóvenes deben aprender que sus voces importan, dijo Kiesa.

“Esas son experiencias en las que cuando un joven cumple 18 años, es más probable que tenga esa identidad para decir: 'Soy un votante'. "

El reportaje de esta historia fue apoyado por Solutions Journalism Network. El Centro sin fines de lucro de Wisconsin para el Periodismo de Investigación (www.WisconsinWatch.org) colabora con la Radio Pública de Wisconsin, la Televisión Pública de Wisconsin, otros medios de comunicación y la Escuela de Periodismo y Comunicación de Masas de la Universidad de Wisconsin-Madison. Todos los trabajos creados, publicados, publicados o difundidos por el Centro no reflejan necesariamente los puntos de vista u opiniones de UW-Madison o cualquiera de sus afiliados.

Licencia Creative Commons

Vuelva a publicar nuestros artículos de forma gratuita, en línea o impresos, bajo una licencia Creative Commons.

Historias populares de Wisconsin Watch

Emily Hamer se graduó recientemente de UW–Madison con títulos en periodismo y filosofía. Anteriormente trabajó como pasante para University Communications y WisPolitics, y como editora en el periódico The Badger Herald.