Tiempo de leer: 13 minutos
Sobre este proyecto

Trece delincuentes le dijeron al Centro de Periodismo de Investigación de Wisconsin que el sistema de rastreo GPS de Wisconsin falla repetidamente, registrando alertas falsas y llevando a los delincuentes a la cárcel aunque no habían hecho nada malo. Mientras tanto, el gobernador Scott Walker propone una expansión de casi el 50 por ciento en el número de delincuentes monitoreados por dispositivos GPS.

Los infractores y sus defensores dicen que las averías del GPS desperdician el dinero de los contribuyentes con trabajo policial y encierros innecesarios, y obstaculizan los esfuerzos de los infractores para restablecer las relaciones con sus familias y conservar sus trabajos. El DOC dice que el sistema es confiable, pero publica pocos detalles y reconoce que su desempeño no ha sido auditado. Un legislador republicano clave dice que una auditoría puede estar en orden.

Barras laterales

Estudio de caso: el delincuente acumula infracciones de GPS
Aaron Hicks pasó 51 días en la cárcel después de, dice, dejar su unidad de monitoreo en la cocina mientras veía un partido de baloncesto en la televisión. Hicks fue arrestado al menos 11 veces durante casi dos años por violaciones de GPS.

Problemas y soluciones de GPS
Auditoría del sistema de monitoreo GPS del estado y otras sugerencias de expertos entrevistados por el Centro.

Esta historia en la radio

Tegan Wendland del Centro produjo este informe del 25 de marzo sobre monitoreo GPS para Morning Edition en Wisconsin Public Radio.

 

James Morgan y Aaron Hicks fueron condenados por delitos sexuales violentos y cumplieron muchos años en prisión.

Ahora están en libertad condicional, viven en los vecindarios de Madison, asisten a grupos de tratamiento y usan monitores de tobillo del Sistema de Posicionamiento Global (GPS, por sus siglas en inglés); seguimiento que, según la ley de Wisconsin, continuará por el resto de sus vidas.

Pero Morgan, Hicks y otros 11 delincuentes entrevistados para esta historia dicen que el sistema de rastreo GPS de Wisconsin falla repetidamente, registra alertas falsas y lleva a los delincuentes a la cárcel aunque no han hecho nada malo.

“Hay momentos en los que tengo miedo de salir de la habitación en la que estoy, incluso para ir al baño”, dijo Morgan, de 53 años, quien cumplió 26 años de prisión por agresión sexual y otros delitos.

“Me temo que se disparará una alerta y la policía aparecerá en mi puerta”.

El 31 de julio, Morgan estaba en su habitación de Madison con un fotógrafo del Centro de Periodismo de Investigación de Wisconsin. En varias ocasiones, su monitor GPS comenzó a parpadear, lo que indica que estaba fuera del alcance, a pesar de que Morgan estaba en su propia casa y dentro de los límites determinados por su agente de libertad condicional.

Los defensores de los presos liberados dicen que las averías del GPS desperdician el dinero de los contribuyentes con trabajo policial y encarcelamientos innecesarios, y obstaculizan los esfuerzos de los delincuentes para restablecer las relaciones con sus familias y conservar sus trabajos.

Incluso las personas que fabrican la tecnología GPS reconocen que las señales pueden perderse debido a las condiciones climáticas, los edificios altos y los viajes en automóvil.

Un legislador clave, el presidente del Comité de Correccionales de la Asamblea, dijo que no estaba al tanto de ningún problema con el sistema de monitoreo GPS del estado. Pero estaba preocupado por los hallazgos del Centro y dijo que una auditoría podría estar en orden.

“Sí, creo que sería apropiado preguntar sobre la precisión y la eficacia de nuestro sistema de monitoreo si los delincuentes realmente están experimentando estos problemas”, dijo el representante estatal Garey Bies, republicano de Sister Bay.

Pero Bies, ex ayudante del alguacil del condado de Door, agregó: “Realmente no tengo mucha simpatía” por los delincuentes sexuales y cualquier “inconveniencia” que puedan tener que soportar.

El representante estatal Garey Bies, republicano por Sister Bay, dice que no tiene mucha simpatía por cualquier “inconveniencia” que padezcan los delincuentes sexuales. Pero estaba preocupado por los hallazgos del Centro y dijo que podrían justificar una auditoría del sistema de monitoreo GPS. Kate Golden/Centro de Periodismo de Investigación de Wisconsin Kate Golden / Centro de Periodismo de Investigación de Wisconsin

Hasta febrero, el Departamento Correccional de Wisconsin estaba usando tecnología GPS para rastrear a 638 delincuentes. Según la portavoz del DOC, Jackie Guthrie, "la mayoría son delincuentes sexuales y un número muy pequeño son delincuentes condenados por violencia doméstica u otros delitos violentos". Ella no pudo proporcionar un desglose.

Y se proyecta que el monitoreo GPS en Wisconsin se expanda en casi un 50 por ciento en los próximos dos años.

Un estado de Wisconsin ley aprobada en abril pasado, que entrará en vigencia en 2014, permite a los jueces exigir el seguimiento por GPS de los delincuentes que violen una orden de restricción temporal o un mandato judicial por acoso o abuso doméstico.

El presupuesto propuesto por el gobernador Scott Walker recomienda $10 millones en nuevos fondos para ampliar el uso del rastreo por GPS en los años fiscales 2014 y 2015, para monitorear a 783 personas el primer año y 939 el segundo año.

'Nada es perfecto'

Han surgido preocupaciones significativas sobre la confiabilidad del rastreo por GPS en al menos otros siete estados. Se ha descubierto que la tecnología emite alertas por error y pasa por alto las transgresiones de los delincuentes cuando ocurren.

El pasado mes de septiembre, un auditoría en Tennessee reveló descuidos masivos en el sistema de seguimiento de delincuentes por GPS del estado. Más del 80 por ciento de las alertas de los delincuentes monitoreados por GPS "no fueron aclaradas ni confirmadas" por los agentes penitenciarios, incluidas las alertas activadas después de que las personas parecieron ingresar a áreas prohibidas como parques y escuelas.

El Departamento Correccional de Wisconsin insiste en que su sistema y los dispositivos que alquila a Behavioral Interventions, o BI, con sede en Colorado, son confiables.

“No tenemos conocimiento de ningún 'problema' con nuestro sistema de monitoreo GPS y contamos con varios protocolos para garantizar que se mantenga la integridad de nuestro sistema”, escribió en un correo electrónico la vocera del DOC, Jackie Guthrie.

En una entrevista, la portavoz de BI, Monica Hook, sostuvo que la tecnología GPS es “una alternativa confiable al encarcelamiento” y que millones de personas han usado los dispositivos a lo largo de los años.

Sin embargo, admitió, “es un dispositivo hecho por el hombre. Hay ciertas cosas contra las que nos protegemos, pero nada es perfecto”. Ella dijo que el DOC de Wisconsin tiene "discreción" para determinar cómo manejar las alertas.

El DOC rechazó la solicitud del Centro de registros con respecto a sus protocolos para lidiar con señales caídas o alertas falsas de GPS, diciendo que los infractores podrían usar esta información para “anular el dispositivo de monitoreo”.

Guthrie dijo que la agencia no mantiene estadísticas sobre cuántas alertas se activan para los infractores de GPS, y no realiza un seguimiento de la frecuencia con la que los infractores son encarcelados.

El DOC, dijo, tampoco ha realizado auditorías ni revisiones de calidad de su programa GPS, que comenzó a operar en 2007.

'Solo quieres rendirte'

En total, el Centro entrevistó a una docena de agresores sexuales, más una persona condenada por acecho, que se quejaron de problemas con sus unidades de rastreo por GPS.

Sam Bratsven, condenado en 2001 por agresión sexual a un niño en el condado de Winnebago, dice que los problemas con su unidad de GPS le han costado trabajos. En una de varias denuncias de discriminación ante la División de Igualdad de Derechos del estado, incluso tiene pruebas.

En respuesta a una de esas quejas, presentada en 2011, un abogado de una empresa que optó por no contratar a Bratsven para un trabajo en particular señaló que su dispositivo GPS interrumpió su proceso de solicitud de dos horas entre cuatro y seis veces. El abogado dijo que esto “indica (d) un alto nivel de potencial de interrupción en cualquier asignación en la que se pueda ubicar al solicitante”.

El abogado de Bratsven, Andrew Phillips, dijo que el caso se resolvió fuera de los tribunales a "satisfacción de ambas partes".

Matthew Becker, condenado por agresiones sexuales en 2005 y 2007 en el condado de Winnebago, estima que ha sido encarcelado seis veces debido a problemas con su equipo de GPS y que ha perdido “miles de dólares” en trabajos perdidos.

Wayne Murphy, condenado por agresión sexual en el condado de Dane en 1992, dijo que el dispositivo de rastreo GPS que usó durante aproximadamente nueve meses no funcionaba correctamente. “Nunca supe cuándo iba a volver a la cárcel”, dijo Murphy. “Fue una tortura psicológica”.

El Centro pudo obtener algunos registros de alertas de GPS para delincuentes individuales. Muestran que Morgan y Hicks activaron múltiples alertas de "Sin GPS", lo que indica que sus ubicaciones no pudieron ser rastreadas por satélite. Solo en mayo de 2012, Hicks activó 206 alertas "Sin GPS".

Los registros muestran que Morgan ha sido ingresado en la cárcel del condado de Dane al menos ocho veces desde junio de 2011, cumpliendo un total de 29 días en la cárcel, todo por violaciones relacionadas con su rastreador GPS.

En cada uno de estos casos, Morgan argumenta que las violaciones ocurrieron debido a un error inocente, como cuando salió a dar un paseo en bicicleta sin llevar consigo un dispositivo portátil, o a pesar de que estaba cumpliendo con las reglas.

Por ejemplo, el 19 de septiembre de 2012, Morgan fue encarcelado durante cuatro días porque “no tuvo señal de GPS” durante gran parte de un período de dos horas. Morgan dijo que asistía a una clase aprobada de la Universidad de Wisconsin-Madison. Su profesora de inglés, Emily Auerbach, lo respalda. “Sé exactamente dónde estuvo” durante el tiempo en cuestión, dijo.

Hicks ha sido encarcelado al menos una docena de veces desde abril de 2011 por violaciones relacionadas con su monitor GPS, pasando un total de 74 días tras las rejas.

Hicks admite que se olvidó de llevar consigo su rastreador GPS de mano en dos ocasiones. Lo dejó en su auto cuando entró a un supermercado y lo dejó en un autobús cuando viajaba al trabajo. Pero las otras violaciones, dice, se debieron a señales perdidas y alertas falsas.

El 12 de junio de 2012, según los registros obtenidos por su abogado, Hicks estaba en la casa de su esposa, un lugar aprobado. Dijo que dejó su rastreador en una habitación contigua, como lo había hecho antes sin activar alertas, mientras miraba un partido de baloncesto en la televisión y no escuchó el pitido. Cumplió un total de 51 días en la cárcel, hasta que firmó un acuerdo en el que admitía que “no cumplió con las reglas y condiciones del monitoreo por GPS”.

“Es casi como asumir una nueva normalidad”, dijo Hicks en una entrevista desde la Cárcel del Condado de Dane en junio, después de haber sido encarcelado por esta violación de GPS. “Si estás tratando de seguir adelante con tu vida y tienes estas barreras, solo quieres rendirte”.

Los registros muestran que Hicks, de 39 años, quien cumplió una condena de 12 años por tener relaciones sexuales con una mujer inconsciente, ha pedido en múltiples ocasiones que se le revoque la libertad condicional y que lo envíen de regreso a prisión. Le dijo al Centro que lo hizo porque, en prisión, sabía lo que se esperaba de él.

Jessa Nicholson, abogada de Hicks, cree que su cliente ha hecho todo lo posible para reintegrarse, pero ha sido castigado injustamente: "Hablé con su terapeuta y ella consideró que no representaba ninguna amenaza".

En ocho ocasiones, dijo Nicholson, ha defendido a personas acusadas de violaciones de GPS. La mayoría de las veces, no hay mucho que ella pueda hacer.

En la audiencia para determinar si un delincuente será enviado de regreso a prisión o enfrentará otras sanciones, el estado solo debe demostrar que existe una “preponderancia de evidencia”, no establecer la culpabilidad más allá de una duda razonable, como ocurre con las condenas penales.

Los delincuentes y los defensores legales han cuestionado la constitucionalidad del monitoreo por GPS. En Griffin v. Wisconsin, un caso estatal que se presentó ante la Corte Suprema de EE. UU. en 1987, fue decidido que las restricciones a la libertad civil están justificadas si tienen un propósito de rehabilitación y protegen la seguridad pública.

¿Una herramienta mal utilizada?

En la década de 1960, mientras estudiaba con el famoso conductista BF Skinner en la Universidad de Harvard, Robert Gable y su hermano diseñaron el primer sistema de monitoreo electrónico. Esperaban que se usara como un sistema de apoyo.

“Se suponía que era una herramienta prosocial”, dijo Gable en una entrevista, “una forma para que los delincuentes y las agencias se mantuvieran en contacto y ofrecieran apoyo positivo”.

Pero con el desarrollo de formas más nuevas de la tecnología, particularmente el seguimiento por GPS, Gable se ha vuelto inquieto. Tecnología de seguimiento, escribió en un informe del 2009 , en cambio, se ha utilizado "casi exclusivamente como un sistema de información para documentar las violaciones de las reglas".

Para 2008, al menos 39 estados requerían o autorizaban el uso de monitoreo electrónico para rastrear a los delincuentes sexuales, según la Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales sin fines de lucro. Los grupos informe dijo que al menos 11 estados, incluido Wisconsin, requieren un seguimiento de por vida de algunos delincuentes.

Gable estima que 250,000 personas están siendo monitoreadas electrónicamente en los Estados Unidos hoy en día, aproximadamente una de cada 10 por tecnología GPS. Más ampliamente utilizado es el monitoreo de radiofrecuencia, que conecta a las personas a una estación base dentro de sus hogares, en la práctica una forma de arresto domiciliario. Si viajan fuera del perímetro sin aprobación, se notifica a las autoridades.

Y los vendedores de GPS están buscando expandir significativamente el uso de la tecnología GPS, ofreciendo sus productos a las autoridades para monitorear inmigrantes ilegales, presuntos miembros de pandillas e incluso estudiantes ausentes.

¿Qué tan efectiva es la localización por GPS? Que está abierto a debate.

Bill Bales, investigador principal en un 2010 estudio financiado por el Instituto Nacional de Justicia, descubrió que el monitoreo electrónico (se examinaron unidades de radiofrecuencia y GPS) podría disminuir la reincidencia en un 31 por ciento.

“El GPS puede ser una herramienta muy efectiva”, dijo en una entrevista.

Pero Gable cree que muchas agencias están utilizando dispositivos GPS como un medio de "control y castigo", en lugar de una herramienta para ayudar a mantener a los delincuentes en el camino correcto.

“El seguimiento por GPS es un ejemplo del miedo público que ha sido aumentado por los políticos que quieren ser duros con el crimen”, dijo Gable. “Es una tecnología descarriada que se ha convertido en una rutina de castigo”.

Comprender las limitaciones

Los delincuentes rastreados usan tobilleras en todo momento. Aquellos con modelos más antiguos de dos piezas deben llevar un dispositivo GPS portátil que se comunica con satélites y envía datos a un centro de monitoreo central en Madison. Los modelos de una pieza incluyen este dispositivo en la tobillera. El DOC dice que los modelos de dos piezas se están eliminando gradualmente.


Los infractores entrevistados para este informe dijeron que el personal del centro de llamadas los ha contactado en ocasiones, aconsejándoles que carguen una batería baja o que cambien de ubicación para obtener una señal de GPS más fuerte. Otras veces, dijeron, el DOC no dio ninguna advertencia antes de enviar a la policía a sus hogares.
Si un delincuente cruza a una “zona de exclusión” restringida, se envía una alerta al centro de monitoreo, que puede investigar el problema. “Uno de los resultados”, dijo Guthrie, “podría ser una detención o un arresto”.

Se recomienda a las personas que experimenten problemas con sus dispositivos GPS que se comuniquen con el centro de monitoreo, que según el DOC cuenta con personal en todo momento. Pero un reportero del Centro estaba presente un domingo por la mañana a fines de octubre cuando Hicks llamó para informar un problema. Su llamada fue desviada al correo de voz y horas después, Hicks fue detenido.

Fue liberado dos días después, luego de que su agente de libertad condicional revisara la situación.

George Drake, presidente de Correct Tech LLC, una empresa consultora de tecnología penitenciaria con sede en Albuquerque, dijo que las agencias deben tener en cuenta las limitaciones de la tecnología.

En particular, argumenta que los oficiales penitenciarios deben ejercer una discreción cuidadosa con respecto a si las violaciones de GPS conducen a la reencarcelación y cuándo.

“No debería ser una política general”, dijo Drake. “Un evento único de 'no-GPS' sería una razón inapropiada para enviar a alguien a la cárcel. Si sucede una y otra vez, eso podría ser algo a investigar”.

Aunque es partidario del seguimiento por GPS, Drake dijo que las agencias deben ser conscientes de sus limitaciones y establecer objetivos claros. “Creo que una revisión al menos una vez al año sería apropiada para asegurarse de que una agencia esté progresando hacia esos objetivos”, dijo.

Peggy Conway, editora de la Revista de seguimiento de delincuentes, dijo que, en general, los dispositivos GPS hacen aquello para lo que fueron diseñados. Pero los oficiales correccionales necesitan saber “cómo funcionan los dispositivos y dónde no funcionan. Ellos son los que deben distinguir entre las alertas molestas, que desperdician el tiempo y los recursos de los agentes de policía, y las alertas que deben investigarse”.

Guthrie del DOC dijo que el monitoreo GPS “es solo una herramienta y no pretende ser independiente. Su intención es trabajar en conjunto con otras estrategias de supervisión”.

El DOC dice que verifica para asegurarse de que los equipos y sistemas de GPS funcionen correctamente. Pero, según Guthrie, la agencia “no ha auditado el desempeño del sistema y no tiene conocimiento de ninguna otra agencia que haya auditado el monitoreo GPS en Wisconsin”.

Problemas de larga data

Drake dijo que lo primero que le dice a la gente sobre la tecnología GPS es que necesitan entender por qué a veces no funciona, “para que no tengan expectativas poco realistas”. La tecnología, aunque mejorada, no es buena para rastrear a los delincuentes en edificios de gran altura, subterráneos, sótanos o grandes estructuras comerciales como centros comerciales.

“Para usarlo mejor, debe usarse con una vista despejada del cielo, sin nubes, espacios abiertos”, dijo Drake. “Nosotros, como personas, pasamos el 90 por ciento de nuestro tiempo en interiores, por lo que hay un problema inmediato”.

Gable llama a BI, que ha estado trabajando con Wisconsin desde 1991, "el fabricante más grande y más antiguo" de equipos de rastreo GPS en el mercado. de acuerdo a su sitio web, la empresa tiene aproximadamente 900 contratos con agencias federales, estatales y locales.

Bis sitio web Advierte que las señales GPS enviadas por los dispositivos se pueden perder debido a la lluvia o la niebla, en cañones profundos o una vegetación densa, cerca de edificios grandes o altos, y "cuando el delincuente está montando en un automóvil u otros medios de transporte cerrados".

A veces los problemas son más profundos que eso.

En 2010, BI sufrió una falla en el servidor de monitoreo electrónico a nivel nacional, lo que dejó a las autoridades en 49 estados sin conocimiento de los movimientos de los delincuentes que estaban siendo rastreados por GPS y otra tecnología. En Wisconsin, la policía y los oficiales penitenciarios supuestamente retuvieron a unos 140 delincuentes sexuales en la cárcel en todo el estado hasta que se restableció el sistema de rastreo por GPS.

En 2007, un comité de estudio legislativo en Arizona midió la efectividad del uso de la tecnología GPS para rastrear a los delincuentes. Encontró que los 140 infractores monitoreados ese año experimentaron un total de 35,601 alertas falsas, debido a problemas como baterías bajas o pérdida de señales en zonas muertas.

El grupo de estudio encontró 463 infracciones confirmadas, lo que significa que las alertas falsas superaron en número a las infracciones comprobadas por un margen de 77-1.

En 2010, la Prensa Libre de Detroit publicado una historia sobre Craig LeRoy Atkins, un hombre de Pontiac de 52 años que perdió un trabajo bien pagado después de que los oficiales de libertad condicional reconsideraron su caso y colocaron a Atkins en un monitor GPS. Posteriormente, la empresa despidió su empleo debido a la nueva condición.

“Es casi como si quisieran que volviera a vender drogas”, dijo Atkins en ese momento. Menos de un año después, fue encontrado Disparo hasta la muerte en Pontiac, Michigan.

Un reporte de estudio de la tecnología GPS de la Universidad Estatal de Sam Houston en Texas encontró un número significativo de alertas falsas, provocadas por fallas en los equipos.

"La tecnología GPS es mucho más limitada de lo previsto y debe verse como una herramienta en lugar de depender de ella como un mecanismo de control". dicho uno de los autores, Gaylene Armstrong, en un comunicado de prensa.

costo incierto

En 2007, nueve meses después de firmar un proyecto de ley que exigía el rastreo por GPS de por vida para ciertos delincuentes sexuales, el entonces gobernador. Jim Doyle propuso limitar el seguimiento solo a los delincuentes en libertad condicional o bajo palabra, citando preocupaciones presupuestarias. El representante estatal Scott Suder, republicano por Abbotsford, advirtió que esto socavaría “nuestra capacidad para rastrear a estos monstruos”. Al final, Doyle, un demócrata, accedió a seguir adelante con un mayor seguimiento de estos delincuentes sexuales.

En el año fiscal 2011-12, el estado pagó BI $ 4.2 millones por servicios que incluyen unidades de monitoreo GPS, unidades de monitoreo del hogar y unidades electrónicas de detección de alcohol, según la Oficina Fiscal Legislativa. El DOC no pudo decir cuánto se gastó específicamente en GPS.

Una disposición de la ley estatal exige que los infractores del monitoreo por GPS paguen una tarifa por los dispositivos. Pero la cantidad se basa en la capacidad de pago del infractor, e incluso los infractores que no están absueltos de esta responsabilidad a menudo son delincuentes. Según el Negociado Fiscal, durante el año fiscal que terminó en junio se recaudaron menos de $100,000.

Más lecturas: Barras laterales

Estudio de caso: el delincuente acumula infracciones de GPS
Aaron Hicks pasó 51 días en la cárcel después de, dice, dejar su unidad de monitoreo en la cocina mientras veía un partido de baloncesto en la televisión. Hicks fue arrestado al menos 11 veces durante casi dos años por violaciones de GPS.

Problemas y soluciones de GPS
Auditoría del sistema de monitoreo GPS del estado y otras sugerencias de expertos entrevistados por el Centro.

“Podría haberlo predicho desde el principio”, dijo Bies, presidente del comité de correccionales. "La mayoría de las personas a las que estás involucrando (con GPS) apenas son autosuficientes".

Los delincuentes de Wisconsin son rastreados casi en tiempo real usando tecnología “activa”, o son monitoreados a través de un “rastreo pasivo”, donde se conectan a una estación base para enviar las ubicaciones de su día al centro de monitoreo.

Según el DOC, el estado actualmente paga $6.15 por día por monitoreo activo y $4.49 por día por pasivo. Eso equivale a alrededor de $ 2,250 por año para activos y $ 1,600 para pasivos. Eso no incluye el tiempo del personal y los costos auxiliares, que el DOC no pudo calcular.

“Es muy difícil aproximar un costo real para el monitoreo por GPS”, dijo Guthrie.

'Indigno de la vida'

En agosto, Aaron Hicks fue liberado de la cárcel después de cumplir 51 días. Un fotógrafo del Centro fue a su apartamento para registrar su regreso. El agente de libertad condicional de Hicks estaba presente, así como un técnico de BI que necesitaba conectar a Hicks a la unidad de GPS de su hogar.

La agente, Amy Bell, prohibió las fotografías del proceso de conexión, que tuvo lugar en una propiedad pública. Días después, Bell le dijo a Hicks que ya no se le permitía hablar con los medios.

Pero después de ser contactado por Christa Westerberg, la abogada del Centro, el DOC se echó atrás.

“Si bien la Sra. Bell hizo un comentario en ese sentido, esta condición nunca se impuso”, escribió la principal asesora legal del DOC, Kathryn Anderson. “No hubo cambios en las condiciones escritas de su supervisión”.

Posteriormente, a Hicks se le asignó otro agente.

Ahora Hicks trabaja en Voces más allá de las rejas, una organización sin fines de lucro de Madison que ayuda a ex reclusos. Dijo que le va bien en el Colegio Técnico del Área de Madison, donde asiste a clases. Pero el año pasado, se perdió un ensayo final de una clase porque estaba de vuelta en la cárcel por una infracción de GPS. Sus calificaciones sufrieron y fue puesto en prueba académica.

Morgan, cuando no está en la cárcel, vive con su tía anciana en el lado norte de Madison. Pinta, a menudo regalando su trabajo a organizaciones benéficas de Madison. Todavía toma una clase de un crédito en UW-Madison y trabaja en trabajos de construcción a tiempo parcial.

Y aunque Morgan reconoce que sus acciones pasadas le han causado dolor y merecen un castigo, siente que estar monitoreado por GPS transmite que es "indigno de vivir". Dijo que espera y reza “para poder seguir soportando esto”.

La organización sin fines de lucro Wisconsin Center for Investigative Journalism (www.WisconsinWatch.org) colabora con Wisconsin Public Radio, Wisconsin Public Television, otros medios de comunicación y la Escuela de Periodismo y Comunicación de Masas de UW-Madison. Todas las obras creadas, publicadas, publicadas o difundidas por el Centro no reflejan necesariamente los puntos de vista u opiniones de UW-Madison o cualquiera de sus afiliadas.

Vuelva a publicar nuestros artículos de forma gratuita, en línea o impresos, bajo una licencia Creative Commons.

Historias populares de Wisconsin Watch

Mario Koran / reloj de WisconsinReportero

Mario Koran informa sobre educación, inmigración y problemas que afectan a las comunidades de color. Más recientemente, Koran fue miembro reportero de Knight Wallace 2021 en la Universidad de Michigan. Anteriormente, Koran se desempeñó como corresponsal en la costa oeste para The Guardian US y pasó cinco años cubriendo educación para Voice of San Diego, donde fue nombrado reportero del año 2016 por la Sociedad de Periodistas Profesionales de San Diego. Desde que dejó una pasantía en Wisconsin Watch en 2013, el trabajo de Koran ha aparecido en The New York Times, The Appeal y Milwaukee Journal Sentinel, entre otros. Koran tiene una licenciatura en literatura española y una maestría en periodismo de la Universidad de Wisconsin-Madison.

3 respuestas en “Señales perdidas, vidas desconectadas”

  1. Tengo que ponerme del lado de Bies. Si expresaron algún remordimiento, si alguno de ellos dijo: "Tal vez merezco este inconveniente ya que mis víctimas están molestas y peor por los recuerdos de lo que les hice, incluso sin recordatorios tecnológicos adheridos a sus cuerpos". Si alguno de ellos mostró una pizca de humildad. Quizá les dedique un poco de simpatía. Me preocupa más que paguemos por equipos costosos que no funcionan correctamente, nuevamente.

    1. ¿Cómo sabe que los ofensores no expresan remordimiento o humildad? ¿Estás allí para su sentencia? ¿Estás ahí en la sala del tribunal? ¿O simplemente estás confiando en mitos y estereotipos viejos y cansados? ¿Sabes cuántos delincuentes reinciden, cuál es la tasa de reincidencia? ¿Sabe cuántos delitos s3x cometen los delincuentes primerizos?

      Un delincuente no está atrapado con inconvenientes. Están atascados con un estigma y, en el caso de WI, con un dispositivo que los identifica como delincuentes s3x. Ese estigma no solo afecta la salud mental, afecta la vivienda, las citas, las amistades, la participación en la comunidad, los trabajos... todo. ¿Y para qué? Porque un grupo de legisladores y la corte suprema mintieron al público sobre cuán aptos son para reincidir, y cuánto más seguros los hace el registro y demás. Es una farsa gigantesca que pone a los niños y a otras personas en mayor peligro al enfocarse en la población equivocada.

  2. Este problema seguirá siendo un problema mientras las personas crean que el seguimiento por GPS los protege a ellos y a sus familias. La ilusión de seguridad que han creado estas leyes es más peligrosa que los propios infractores. He usado un brazalete de seguimiento por GPS durante los últimos cuatro años, los últimos 5 meses DESPUÉS de completar mi sentencia aquí en Wisconsin. Durante mi libertad condicional fui encarcelado 14 veces por alertas falsas y fallas en el equipo.

    Tengo un gran remordimiento por lo que he hecho y si fuera posible asumiría yo mismo el dolor. Pero la realidad es que no puedo y vivo con esa realidad a diario.

    ¿Hay delincuentes que no tienen ningún remordimiento, que deben ser encerrados para siempre? Sí, hay, pero al contrario de error común, que son la excepción y no la regla.

    El GPS puede ser una gran herramienta CUANDO se usa junto con el tratamiento y la responsabilidad comunitaria, pero no mantendrá segura a la comunidad. Y el GPS de por vida, el llamado monitoreo pasivo, es puramente un desperdicio punitivo del dinero de los contribuyentes que no evitará que una persona cometa otro delito si así lo desea.

    Encuentro fascinante que en un país que predica la ética cristiana del perdón, los delincuentes sexuales son la excepción. La discriminación y el vigilantismo descarado se han convertido en la regla.

    Cada vez que me arrestaban por una falla en el equipo, los oficiales que me arrestaban se enfadaban y se disculpaban. Molesto porque su tiempo estaba siendo desperdiciado, y se disculpó porque no podían hacer nada más que aquello por lo que se les paga.

    ¿Merecía mi sentencia? Si. Cometí ese terrible crimen y debería haber sido castigado, pero ahora continuar castigándome después de mi tiempo es simplemente inconstitucional y moralmente reprobable.

    “Lo que más odiamos de los demás es lo que más odiamos de nosotros mismos”.

Los comentarios están cerrados.