Matt Vohl (izquierda) se reúne con Rachel Steidl en el Student Activity Center en East Campus Mall en Madison, Wisconsin, el 27 de enero de 2012. Vohl y Steidl ayudan a liderar el capítulo del campus de UW-Madison de la Alianza Nacional sobre Enfermedades Mentales.
Matt Vohl (izquierda) se reúne con Rachel Steidl en el Student Activity Center en East Campus Mall en Madison, Wisconsin, el 27 de enero de 2012. Vohl y Steidl ayudan a liderar el capítulo del campus de UW-Madison de la Alianza Nacional sobre Enfermedades Mentales. Lukas Keapproth / Centro de Periodismo de Investigación de Wisconsin
Tiempo de leer: 8 minutos

BARRAS LATERALES

Lea más sobre la salud mental en el campus

MAPA INTERACTIVO


Explore los datos sobre los servicios de salud mental en todo el sistema UW

Sobre esta historia

Jenny Peek y Kate Prengaman informaron esta historia con otros estudiantes de periodismo en una clase de UW-Madison impartida por la profesora Deborah Blum, en colaboración con la organización sin fines de lucro y no partidista Centro de Wisconsin para el periodismo de investigación y Consorcio de Educación en Periodismo de Investigación, que incluye a profesores y estudiantes de periodismo de la Universidad del Medio Oeste que trabajan en proyectos de noticias de interés público. El Consorcio cuenta con el apoyo de una subvención de la Fundación Robert R. McCormick. Lea las historias del consorcio IJEC

Otros estudiantes de periodismo de UW-Madison que contribuyeron a este informe fueron Anna Bukowski, Gayle Cottrill, Monica Hickey, Thomas Mitchell, Daniel Rose y Sam Zastrow.

Hace una década, Thomas Murphy abandonó la universidad y usó alcohol y drogas para lidiar con una depresión no diagnosticada. Ahora está de regreso en la Universidad de Wisconsin-Madison, donde codirige un capítulo de Active Minds, un grupo nacional dirigido por estudiantes que promueve conversaciones abiertas sobre enfermedades mentales.

La terapia marcó la diferencia para Murphy. Pero no puede recibirlo en la escuela. Cuando se volvió a inscribir en UW-Madison y fue al centro de asesoramiento, salió sin cita y con una lista de referencias.

“No pudieron ayudarme debido a mi extenso historial”, dijo Murphy. “Así que salgo y pago por mi cuenta los servicios que necesito”.

La historia de Murphy subraya un dilema nacional: un aumento de estudiantes que buscan asesoramiento intensivo y atención psiquiátrica, que los centros universitarios de salud mental a menudo carecen de recursos para brindar. El problema se ha vuelto aún más urgente a raíz de los tiroteos masivos por parte de estudiantes con problemas en las universidades Virginia Tech y Northern Illinois.

En Wisconsin, los centros de asesoramiento con personal insuficiente están priorizando los servicios para aquellos con necesidades urgentes, ampliando las opciones de terapia grupal para llegar a más estudiantes y derivando a los pacientes fuera del campus para un tratamiento a largo plazo. Y estudiantes como Murphy están formando organizaciones universitarias para apoyar a sus compañeros y luchar contra el estigma de las enfermedades mentales.

Una necesidad creciente

Ingrese hoy a un campus universitario de EE. UU. y aún encontrará estudiantes corriendo entre clases o tomados de la mano de sus primeros amores.

Pero el 80 por ciento de los directores de los centros de asesoramiento universitario informaron haber visto más estudiantes en crisis durante los últimos cinco años, según un estudio nacional. estudio en 2011. El mismo estudio encontró que los estudiantes con problemas psicológicos graves ahora representan casi el 40 por ciento de las visitas a los centros de asesoramiento, más del doble de la proporción en 2000.

La primavera pasada, el 19 por ciento de los estudiantes universitarios encuestados por la American College Health Association dijeron que les habían diagnosticado depresión en algún momento de sus vidas, un 12 por ciento más que hace una década. Casi uno de cada cinco estudiantes había considerado seriamente el suicidio.

Estas estadísticas no son todas malas noticias, dijo la psicóloga Danielle Oakley, directora de servicios de salud mental en UW-Madison, donde las visitas de asesoramiento aumentaron un 10 por ciento solo el año pasado. Más personas saben acerca de las enfermedades mentales y buscan ayuda, y mejores medicamentos psiquiátricos permiten que algunos asistan a la universidad que no podían asistir hace una generación.

Pero Oakley dijo que la economía tambaleante está alimentando las preocupaciones sobre el pago de la escuela. Muchos estudiantes están estresados, sobrecargados de trabajo y privados de sueño, lo que puede causar problemas de salud mental.

Frente a los estudios muestran las personas con enfermedades mentales graves generalmente no son violentas, ha habido excepciones trágicas: en 2007 y 2008, estudiantes con problemas se suicidaron después de matar a 37 personas e herir a docenas más en las universidades Virginia Tech y Northern Illinois.

Los campus de todo el país respondieron renovando las políticas para manejar a los estudiantes y al personal perturbados. En los campus de la UW, equipos de evaluación de amenazas —cuyos miembros provienen de las oficinas de los decanos, los departamentos académicos, la policía del campus y los centros de asesoramiento— traten de identificar y ayudar a esas personas antes de que se lastimen a sí mismas oa otros.

“Si hay un lado positivo en algo así, está poniendo de relieve algunas necesidades de nuestro campus”, dijo John Achter, director de asesoramiento de UW-Stout.

Aún así, la mayoría de las personas con enfermedades mentales pasan desapercibidas para los equipos. Y a pesar de los intentos de satisfacer la demanda, los estudiantes de Wisconsin son rechazados o se les dice que esperen semanas para recibir atención.

Rachel Steidl, estudiante de último año de UW-Madison, 27 de enero de 2012. Lukas Keapproth/Centro de Periodismo de Investigación de Wisconsin

Largas esperas, pero algunas mejoras.

Rachel Steidl, estudiante de último año de UW-Madison, fue una de esas estudiantes. “Crecí realmente enfocada en ayudar a otras personas”, dijo. “Cuando tuve mis propios problemas con la depresión, sentí que no tenía a nadie a quien acudir. Estaba bastante solo en mi primer año”.

Steidl luego vio a un pasante de psicología en el centro de asesoramiento del campus. Aprendió a abrirse más e hizo amigos. Cuando regresó al centro este año, un proveedor de admisión la vio el mismo día para evaluar sus necesidades.

Eso se debe a que, a instancias de Oakley, UW-Madison comenzó a ofrecer evaluaciones en el mismo día a principios de 2011.

“No queremos que ninguna barrera nos afecte”, dijo Oakley. “El día que decidas que quieres apoyo, todo lo que tienes que hacer es entrar”.

Pero lo que sucedió a continuación frustró a Steidl. Debido a que sus necesidades inmediatas no se consideraron urgentes, dijo, se le pidió que esperara tres semanas para su próxima cita.

En UW-Madison, el personal de la línea de crisis se mantiene al día con la demanda

La línea de crisis de la Universidad de Wisconsin-Madison recibió un 14 por ciento más de llamadas el último año académico que nunca antes, pero los datos sugieren que el personal se ha mantenido al día con la demanda. El otoño pasado, el tiempo promedio de respuesta fue de 19 segundos, el 86 por ciento de las llamadas se respondieron en 30 segundos y los tiempos de espera más largos fueron de unos minutos, dijo la Dra. Sarah Van Orman, directora de Servicios de Salud de la Universidad.
—Amy Karon

“Si mi depresión empeora, podría escalar”, dijo. “Quiero evitar llegar al punto en que tenga que llamar a la línea directa de crisis”.

La mayoría de los campus de la UW utilizan tales sistemas de clasificación para ayudar primero a los estudiantes en crisis. A una estudiante de UW-Eau Claire, por ejemplo, se le recetó Paxil cuando buscó ayuda para los ataques de pánico en 2009. Después de que dejó de comer y dormir y se fue de compras “financieramente desastrosa”, el consejero de su campus y el psiquiatra la identificaron y la trataron correctamente. trastorno bipolar: poner fin a ocho años de rebotar entre los médicos que la habían diagnosticado mal.

“Me salvaron la vida. Literalmente”, dijo la exalumna, que ahora trabaja como peluquera de mascotas, y pidió que no se publicara su nombre. “No pude completar un título, pero me dieron un futuro más brillante que la educación”.

Pero el tiempo de espera de Steidl es más típico. El otoño pasado, los estudiantes de UW-Madison pasaron un promedio de 14 días entre su cita de admisión y la primera sesión regular de asesoramiento, dijo la Dra. Sarah Van Orman, directora de servicios de salud. Otros campus de la UW informan esperas similares.

Esos retrasos se deben en parte a la falta de personal. Un sistema UW auditoría encontró que hace cinco años, solo UW-Madison cumplió con los estándar internacional de un profesional de la salud mental por cada 1,000 a 1,500 estudiantes. Los auditores recomendaron que, a corto plazo, las instituciones de la Universidad de Washington apunten a emplear a un miembro del personal de salud mental por cada 2,000 estudiantes.

Pero a partir de 2011, solo ocho de los 13 campus habían alcanzado esa proporción, según mostró un análisis realizado por el Centro de Periodismo de Investigación de Wisconsin. De esas, solo dos escuelas, UW-Stevens Point y UW-Superior, cumplieron con el estándar internacional.

El promedio fue de un proveedor de salud mental por cada 2,027 estudiantes en los 13 campus.

Para mejorar la disponibilidad de los consejeros, UW-Madison pone a los estudiantes en listas de espera para sesiones anteriores, ofrece grupos de visita diarios y consultas confidenciales en varias ubicaciones del campus, y tiene más de 25 grupos de proceso y apoyo para ayudar a los estudiantes a lidiar con problemas que van desde la baja autoestima, el duelo y la ansiedad social hasta graduarse o salir del armario como una minoría sexual.

Sin embargo, ninguna de estas opciones era adecuada para Steidl. Encontró un terapeuta en la práctica privada.

El rostro de Thomas Murphy todavía tiene cicatrices de un violento asalto hace tres años en la República Dominicana. Durante su tratamiento por una lesión cerebral resultante, también recibió el asesoramiento que necesitaba para la depresión. Foto tomada el 23 de enero de 2012. Lukas Keapproth/Centro de Periodismo de Investigación de Wisconsin

Recomendados fuera del campus, algunos nunca encuentran ayuda

Tomó un asalto violento en la República Dominicana en 2008 para que Thomas Murphy finalmente enfrentara su depresión. Durante la rehabilitación de una lesión cerebral, también recibió el asesoramiento que necesitaba.

Mary Martinco, nativa de Milwaukee, buscó ayuda antes y vio a un terapeuta por depresión durante dos años en la escuela secundaria. Pero la transición a UW-Madison fue dolorosa.

“En primer año me sentía tan solo, llorando todo el tiempo”, recordó Martinco, ahora estudiante de tercer año.

Al igual que Murphy, Martinco buscó ayuda en los servicios de asesoramiento de UW-Madison y se fue con una lista de referencias fuera del campus. Pero en su caso, no eran una buena pareja o no aceptaron su seguro. Al final, fue su madre, no su escuela, quien la ayudó a encontrar un terapeuta.

La mayoría de los centros de asesoramiento de la UW limitan las sesiones de asesoramiento de los estudiantes. A los estudiantes de UW-Madison como Martinco, que necesitan más de los 10 permitidos cada año académico, a menudo se les pide que vayan a otro lugar desde el principio.

Oakley dijo que eso se debe a que hacer que los estudiantes cambien de terapeuta interrumpe su tratamiento. Pero una Universidad de California-Davis de 2006 estudio descubrió que el 42 por ciento de los estudiantes referidos fuera del campus nunca se conectaron con los proveedores, generalmente debido a preocupaciones financieras.

Para abordar ese problema y ayudar a prevenir tragedias como las de Northern Illinois y Virginia Tech, los funcionarios del sistema UW recomendaron en 2008 que los proveedores del campus hicieran un seguimiento de los estudiantes de alto riesgo para ayudar a garantizar que fueran referidos con éxito.

Un administrador de casos de medio tiempo ahora cumple este rol en UW-Oshkosh. Y en 2010, después de la experiencia fallida de derivación de Martinco, UW-Madison contrató a un administrador de casos de tiempo completo que atendió a 300 estudiantes en su primer año, cinco veces más de lo esperado.

Aún así, la falta de seguro médico “plantea grandes barreras” para los estudiantes derivados fuera del campus, dijo Van Orman. Citó encuestas del campus que muestran que del 6 al 8 por ciento de los estudiantes de UW-Madison no tienen seguro y otro 30 a 40 por ciento no tienen cobertura en el área de Madison.

El administrador de casos conecta a estos estudiantes con agencias que cobran una fracción de la tarifa vigente o con el plan de seguro médico para estudiantes. También ayuda a los estudiantes a navegar por los deducibles y copagos.

Algunos estudiantes tienen dificultades para pagar las recetas psiquiátricas. Martinco vio que sus pares corrían el riesgo de dejar la medicación cuando no tenían dinero en efectivo. Ella y Murphy dijeron que conocían a estudiantes que se automedicaban con alcohol o drogas ilegales porque no podían pagar la atención de salud mental.

“El tema de la automedicación es complejo”, dijo Oakley. “Por ejemplo, los estudiantes que usan sustancias como el alcohol para tratar la ansiedad pueden terminar con problemas de abuso de sustancias además de su ansiedad”.

Los síntomas de abstinencia del alcohol pueden simular la ansiedad, agregó Oakley, lo que lleva a los estudiantes a beber más o usar drogas más fuertes. Al final, dijo, el dinero gastado en drogas y alcohol, el tiempo perdido en el trabajo, el tratamiento médico por accidentes y las consecuencias legales pueden superar con creces los costos de los medicamentos.

Matt Vohl, estudiante de último año de UW-Madison, 27 de enero de 2012. Lukas Keapproth/Centro de Periodismo de Investigación de Wisconsin

Grupos de estudiantes ampliar

Frustrada por sus experiencias en el campus, Steidl se unió a su compañero de estudios Matt Vohl hace dos años para revivir el capítulo del campus de la Alianza Nacional sobre Enfermedades Mentales.

“Vimos una falta de recursos disponibles para estudiantes con enfermedades mentales o incluso con problemas de salud mental”, dijo Vohl. “Queríamos ofrecer una alternativa”.

Los estudiantes respondieron en masa: más de 70 se inscribieron en la feria organizativa del campus en septiembre pasado, dijo Vohl. Un mes después, salpicaron Bascom Hill con carteles.

“La mejor manera de reducir el estigma es educar a las personas”, dijo Vohl. “Queremos que la gente sepa que (la enfermedad mental) no es una condición inherente que hace que la gente se vuelva loca, no es demonizar, no debería ser un tabú. Es algo que puede afectar a cualquiera”.

Steidl y Vohl están trabajando con el centro de consejería para capacitar a los estudiantes para que brinden apoyo confidencial y cara a cara a sus compañeros que quieren hablar sobre problemas cotidianos.

“Puedes ir allí y saber que la gente te entiende al menos”, dijo un miembro con trastorno obsesivo-compulsivo que pidió no ser identificado por razones de privacidad. “Conoces sus luchas todos los días, sean las que sean, y estar allí para brindarles apoyo a ellos y a otras personas también”.

Murphy y Martinco ahora dirigen la rama de Active Minds de UW-Madison, que promueve la concienciación sobre la salud mental. Otros cinco campus de Wisconsin también tienen capítulos. En UW-Parkside el semestre pasado, los miembros practicaron yoga, colorearon e hicieron pelotas antiestrés comprimibles.

“Finalmente me siento capaz de hablar sobre eso y quiero ayudar a otros a hablar sobre eso también”, dijo Martinco.

“Tenía este lado más profundo y oscuro del que nunca hablé”, coincidió Murphy. “Para mí, comunicar mis emociones, mis luchas y mis éxitos ha sido vital”.

Nota del editor: el nombre del exalumno de UW-Eau Claire citado en este informe se eliminó el 30 de octubre de 2012 a pedido del exalumno.

La organización sin fines de lucro Wisconsin Center for Investigative Journalism (www.WisconsinWatch.org) colabora con Wisconsin Public Radio, Wisconsin Public Television, otros medios de comunicación y la Escuela de Periodismo y Comunicación de Masas de UW-Madison. Todas las obras creadas, publicadas, publicadas o difundidas por el Centro no reflejan necesariamente los puntos de vista u opiniones de UW-Madison o cualquiera de sus afiliadas.

Vuelva a publicar nuestros artículos de forma gratuita, en línea o impresos, bajo una licencia Creative Commons.

Historias populares de Wisconsin Watch

Jenny Peek / WPR

Jenny Peek es editora de noticias digitales de Wisconsin Public Radio y colaboradora frecuente de Wisconsin Life y el proyecto WHYsconsin de WPR. También es colaboradora sénior de Isthmus. Su trabajo tiende a enfocarse en educación, programas sociales y de salud y familias.

7 respuestas a “Persisten las brechas en los servicios de salud mental del campus”

  1. combatir el estigma de la enfermedad mental.
    Aunque los estudios muestran que las personas con enfermedades mentales graves generalmente no son violentas, ha habido excepciones trágicas
    “La mejor manera de reducir el estigma es educar a las personas”, dijo Vohl. “Queremos que la gente sepa que (la enfermedad mental) no es una condición inherente que hace que la gente se vuelva loca, no es demonizar, no debería ser un tabú.
    El periodismo a veces falla, arriba hay tres ejemplos:
    Las mujeres pelearon cuando lo llamamos “el estigma de” la violación, los argumentos se aplican arriba. Mientras lo llames estigma, eres parte del problema.
    “Las personas con una enfermedad mental grave son un grupo muy diverso. Algunos tienen títulos de doctorado, enseñan en la universidad. Conócenos, estamos lejos de ser genéricos.
    ¿Qué no son los judíos? ¿Qué no son los negros? Es una forma interesante, empleada sólo para introducir un negativo. (No demonizar. No tabú.)
    “¿Reducir el estigma de la violación? Dudo que las mujeres se hubieran enamorado de eso: ¿Conservar cuánto?
    El periodismo a veces falla, encima lo hizo.

    Harold A. Maio, editor jubilado de salud mental

Los comentarios están cerrados.