Tiempo de leer: 13 minutos
Schuyler Webster tenía 14 años en 1995, cuando se quitó la vida en la reserva india de Menominee. Sin que su madre lo supiera, el adolescente había comenzado a “inhalar” pegamento y a hablar sobre el suicidio. Tenía 13 años cuando se tomó esta foto. Foto cortesía de Evora “Tinker” Fish Webster.

NEOPIT — Quince años después de que Schuyler Webster se quitara la vida a los 14 años, su madre todavía lo ve en todas partes.

Él está en su patio delantero, el “Árbol Schuyler”, plantado por su clase de octavo grado de la Escuela Tribal Menominee. Está en su nieto, también llamado Schuyler, que ahora se acerca a los 14 años. Incluso está en sus sueños.

“Cuando sueño con él ahora puedo verlo en cada edad que hubiera tenido, cada cuatro o cinco años los cambios en él. Y creo que ese es el poder de una madre”, dice Evora “Tinker” Fish Webster, residente de toda la vida de la Reserva India Menominee en el noreste de Wisconsin.

Para cuando Schuyler terminó con su propia vida, su naturaleza impulsiva lo estaba metiendo en problemas en la escuela y el hogar. Sin que su madre lo supiera, el joven había comenzado a “inhalar” pegamento y hablaba con sus amigos sobre el suicidio. Cuando un pariente llamó a la policía por la inhalación de pegamento de Schuyler, el adolescente en pánico se suicidó.

Menos de dos semanas después de la muerte de Schuyler el 11 de junio de 1995, su amigo Warren Smith al otro lado de la calle en Neopit se quitó la vida, seguido rápidamente por el suicidio de su compañera Menominee Ruth Tourtillott, confirman los miembros de la familia. En menos de tres meses, tres miembros de la tribu se habían suicidado.

Suicidios nativos: un informe colaborativo

El Centro se unió a otros medios de comunicación para examinar el problema de los suicidios de nativos americanos.

galería de fotos

Haga clic para ver fotos de Evora “Tinker” Fish Webster y otros sobrevivientes de suicidio de Wisconsin.

[Nggallery id = 3]

Gráfico: Tasas de suicidio

El suicidio entre los nativos americanos en Wisconsin es mucho más frecuente que entre otros grupos.

[Nggallery id = 4]

Obtenga más información o busque ayuda

Consejos y recursos para la prevención del suicidios recopilados por el Centro.

Tal ola de muertes innecesarias puede parecer inusual, pero se han identificado altas tasas de suicidio entre los nativos americanos en los Estados Unidos desde la década de 1970.

A pesar de 40 años de perspicacia y esfuerzos continuos de prevención, muchas comunidades nativas todavía luchan para evitar que los miembros se quiten la vida. Entre 1999 y 2008, al menos 86 nativos americanos en Wisconsin se suicidaron, una cifra que probablemente sea más baja que el número real, dado que los expertos creen que los suicidios a veces se etiquetan erróneamente como sobredosis accidentales, tiroteos y accidentes automovilísticos.

Un análisis de los datos de suicidio de Wisconsin de 1999 a 2008 realizado por el Centro de Periodismo de Investigación de Wisconsin encontró:

  • La tasa general de suicidios entre los nativos americanos fue de 16 muertes por cada 100,000 25 personas, al menos un 12 por ciento más alta que la tasa general de Wisconsin de alrededor de 100,000 muertes por cada XNUMX XNUMX.
  • La tasa de suicidios entre los nativos fue significativamente más alta que las tasas de otros grupos étnicos y raciales, incluidos alrededor de 12 por 100,000 para los blancos, 9 para los asiáticos, 7 para los negros y 6 para los hispanos.
  • El condado de Menominee, dominado por la reserva india de Menominee con una población mayoritaria de nativos americanos, tuvo la tasa de suicidio más alta de todos los condados de Wisconsin con casi 30 muertes por cada 100,000, dos veces más que la tasa nacional de nativos americanos no hispanos.

A nivel nacional, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades informan que las tasas de muerte por suicidio entre los nativos americanos no hispanos, como los que viven en Wisconsin, se han mantenido consistentemente más altas que la población general durante las últimas dos décadas. (La minoría de nativos americanos que se identifican como hispanos tienen tasas bajas de suicidio comparables a las de otros hispanos).

Entre 1999 y 2007, por ejemplo, la tasa nacional de suicidios entre los nativos americanos no hispanos fue de 14 por 100,000 25, aproximadamente un 11 por ciento más alta que la tasa nacional general de XNUMX.

La disparidad ha llamado la atención de alto nivel sobre la calidad de la atención de salud mental para los nativos americanos. En marzo, Coloradas Mangas, un joven apache chiricahua, testificó ante el Comité de Asuntos Indígenas del Senado de los EE. UU. después de que seis de sus amigos en la reserva indígena apache Mescalero en Nuevo México se quitaran la vida.

“Vengo de un pueblo cuyo orgullo es profundo, pero también entiendo que a veces el orgullo puede impedir que pidamos ayuda”, dijo Mangas en su testimonio. Dijo que frustró un séptimo suicidio respondiendo rápidamente a la llamada de ayuda de un amigo.

En junio, el senador Byron Dorgan, demócrata de Dakota del Norte, inició una investigación sobre el Servicio de Salud Indígena federal luego de un grupo de 2009 suicidios en 11 en la Reserva Sioux de Standing Rock, que se extiende a ambos lados de Dakota del Norte y del Sur. Dorgan también patrocinó un proyecto de ley para mejorar la atención médica de los indígenas estadounidenses que se convirtió en parte de la agenda de reforma de la atención médica del presidente Obama.

Las tasas más altas de suicidio se han relacionado durante mucho tiempo con el alcoholismo y el uso de drogas, la depresión y la pobreza que prevalecen en muchas comunidades indígenas americanas. Schuyler Webster abusó de las drogas y el alcohol a medida que empeoraban sus problemas de comportamiento. Andrea Thundercloud, otra miembro de la tribu Menominee, y Jonelle Pettibone, miembro de Ho-Chunk Nation, son amigas que intentaron suicidarse y recurrieron a las drogas para aliviar el dolor mental que persiste desde una infancia caótica y abusiva.

Pero los proveedores de salud mental en las reservas de Wisconsin citan un desencadenante más profundo y más profundo de algunos suicidios: el trauma histórico que ha perturbado e incluso destruido las intrincadas culturas nativas.

Richard Monette, profesor asociado de derecho en la Universidad de Wisconsin y experto en leyes que involucran a los nativos, lo expresa de esta manera: “Tenían sociedades en las que tenían sus propias normas, sus propios valores, tenían costumbres y tradiciones... todo lo cual se mantuvo su vida en equilibrio con su comunidad, con su individualidad, con sus familias. Perdieron todo eso, y no voluntariamente”.

Mapa: Tasas de suicidio por condado

Haga clic en la miniatura para ver el mapa a tamaño completo.

[Nggallery id = 2]

El condado de Menominee experimenta la tasa más alta de suicidios en Wisconsin, más del doble de la tasa nacional de suicidios para otros nativos americanos no hispanos. Es el único condado del estado dominado por una reserva india, en este caso la Reserva India Menominee.

Historia relacionada: Aumenta el número de suicidios en Wisconsin, supera las tasas de los estados vecinos - Febrero 2010

Menominee destaca el riesgo de suicidio

Dominado por la reserva india de Menominee con sus espesos bosques, lagos prístinos y el poderoso río Wolf, el condado de Menominee y sus 4,513 habitantes representan un microcosmos de por qué las tasas de suicidio son tan altas entre los nativos americanos.

El Instituto de Salud de la Población de la Universidad de Wisconsin clasifica al condado en último lugar en varios indicadores clave de salud.

Menominee es el condado más pobre de Wisconsin. Poco más de la mitad de los niños del condado de Menominee viven en la pobreza, en comparación con el 15 por ciento en todo el estado. Mientras que las familias monoparentales representan el 9 por ciento de los hogares de Wisconsin, en el condado de Menominee es el 26 por ciento. La tasa de desempleo del condado es casi siempre la peor del estado; en septiembre, fue del 14.5 por ciento.

El alguacil del condado de Menominee y miembro de la tribu, Butch Summers, recuerda haber sido llamado a una sesión de capacitación sobre prevención del suicidio en 2008, celebrada en el primer aniversario del suicidio de un adolescente de Menominee, para responder a otra muerte por suicidio.

“No hay tantos trabajos aquí en la reserva”, dice Summers. “Y tienes alcoholismo y drogas. Y están recurriendo a eso en lugar de salir y encontrar trabajos fuera de la reserva”.

Amy Zimmer, consejera de drogas y alcohol de los Servicios Humanos y de Salud del Condado de Menominee, estima que la mitad de las personas a las que asesora han pensado o intentado suicidarse en algún momento de sus vidas.

Más de 2,800 personas, más de la mitad de la población del condado, buscan ayuda anualmente en el programa de salud mental de Menominee Tribal Clinic, dice Jerry Waukau, administrador de salud de la clínica. Dijo que los pacientes que buscan una consulta con el psiquiatra probablemente esperarán cinco semanas para una cita en el centro, financiado principalmente por el Servicio de Salud Indígena.

Los proveedores de salud mental y los grupos de prevención entregan estas tarjetas con el número de la línea directa de suicidio del condado de Menominee. El Departamento de Salud y Servicios Humanos del condado, que atiende a una población mayoritariamente nativa de 4,513 personas, recibió 32 llamadas relacionadas con suicidios en 2009, una de las cuales resultó en muerte. Allie Tempus/WCIJ

La tribu también tiene un centro de consejería para el abuso de alcohol y drogas llamado Centro de Bienestar Maehnowesekiyah (mah-no-way-SAY-key-ah), que significa "Todos nos sentiremos mejor" en el idioma Menominee. Debido a los servicios tribales y del condado, “Creo que tenemos suerte aquí porque creo que tenemos mejor acceso a algunos servicios de salud mental que otros condados”, dice Zimmer.

Pero la directora de Maehnowesekiyah, Shannon Wilber, quien creció en la reserva de Menominee, dice que los problemas persisten porque la depresión y las enfermedades mentales a menudo están envueltas en vergüenza y malentendidos.

“Nuestra gente no está equipada con las herramientas para poder identificar cuándo una persona está en riesgo de suicidio”, dice Wilber.

Señales de advertencia

Otras reservas de Wisconsin tienen servicios y accesibilidad comparables. En la reserva de Lac du Flambeau en el noroeste de Wisconsin, por ejemplo, los pacientes a menudo esperan semanas para una cita de asesoramiento en el Centro de Recursos Familiares de la tribu, dice la consejera Denise Wildcat.

Luego está la cuestión de la calidad de la atención. Ken Ninham, un psicoterapeuta que ha trabajado con varias tribus de Wisconsin durante 30 años, dice que los proveedores de atención médica a menudo tienen problemas para romper la brecha cultural para ver las señales de advertencia. Habló con la condición de que sus comentarios no representaran a ninguna tribu o tribus en particular.

Ninham vio recientemente a tres pacientes nativos americanos suicidas en Bellin Health en Green Bay. Cada uno había visto a múltiples proveedores de atención médica, ninguno de los cuales identificó la posibilidad de suicidio.

“Mi mayor frustración son las personas (que) están capacitadas para detectar estas señales de advertencia y no están siguiendo ni haciendo la remisión y la evaluación”, dice Ninham.

Dorgan, presidente del Comité Senatorial de Asuntos Indígenas, está investigando la calidad de la atención de salud mental en la región del Servicio de Salud Indígena con sede en Aberdeen, SD, una de las 12 regiones administrativas. Dorgan dice que el puesto de director de salud mental de la reserva ha estado vacante durante más de un año.

“Eso representa, a mi juicio, incompetencia. El Servicio de Salud Indígena tiene la responsabilidad de ocupar estos puestos y hacer que el tratamiento de salud mental esté disponible para las personas”, dice Dorgan. “Creo que el Congreso tiene cierta responsabilidad de proporcionar más fondos aquí”.

El distrito de Aberdeen obtiene la mayor parte de los fondos para la atención de la salud mental del IHS a $73 por persona por año. En comparación, el área de servicio de Bemidji, que incluye Wisconsin, Minnesota y Michigan, recibe alrededor de $19 por persona, el tercer gasto per cápita más bajo entre las 12 regiones de IHS.

Thomas Sweeney, portavoz del Servicio de Salud Indígena, insiste en que la agencia está abordando el problema.

“Actualmente, en asociación con tribus, (estamos) desarrollando planes estratégicos para abordar el suicidio y la salud conductual para el sistema de salud indio”, escribe Sweeney por correo electrónico.

Los testigos le dijeron al comité de Dorgan que solo el 60 por ciento de la demanda de servicios de salud mental se satisface en las reservas.

“Hay un racionamiento de atención médica a gran escala en las reservas indias”, agrega Dorgan. “Eso incluye el racionamiento con respecto a la salud mental que se relaciona directamente con la cuestión de los suicidios”.

Una simple cruz de madera marca la tumba de Schuyler Webster en el cementerio St. Anthony en Neopit, Wisconsin, en la reserva india Menominee. Su madre, Evora “Tinker” Fish Webster, estaba tan enojada por el suicidio del niño de 14 años que no compró una lápida permanente cuando murió hace 15 años. En los últimos tres años, Webster dice que finalmente hizo las paces con su hijo y consigo misma. Allie Tempus/WCIJ

'Él vivía para el día'

Cuando Schuyler comenzó a portarse mal en casa y en la escuela, su madre, Tinker Webster, lo llevó en busca de ayuda a Maehnowesekiyah, sin pensar que el joven que amaba tocar el tambor y dibujar águilas podría ser suicida.

“Tenía 14 años, estaba pasando por la pubertad, diferentes tipos de cambios de humor y mucha diversión”, dice Webster sobre su hijo, quien estaba orgulloso de su herencia india. “Él vivía para el día. Él era ese tipo de chico”.

Webster, madre soltera de seis niños, tenía dos trabajos para mantener a flote a su familia. Cuando Schuyler se volvió demasiado difícil de manejar, Webster lo envió a quedarse con su hijo mayor Chauncey, quien vivía en la reserva con su esposa.

El día antes de morir, Schuyler estaba en la casa de Chauncey, bebiendo, fumando marihuana e inhalando pegamento con su hermano menor, Bronson. A la mañana siguiente, Schuyler, drogado con pegamento, discutió con Bronson sobre quién debería cortar el césped.

La esposa de Chauncey olió el pegamento y después de tratar de razonar con Schuyler, llamó a la policía. Schuyler se escondió en el armario de un dormitorio cerrado. Cuando los oficiales entraron al tráiler, se disparó con un rifle de caza.

Según Wilber de Maehnowesekiyah, las condiciones de vida de Schuyler (uso de drogas y alcohol a una edad temprana, rebotando de casa en casa) son comunes en la Reservación India Menominee y en otras comunidades nativas americanas. Los padres solteros a veces se ven obligados a trabajar en dos trabajos, y los niños a menudo se quedan solos.

ESCUCHA: Demasiado tarde, Tinker se da cuenta de cuánto había crecido su hijo.

“Día tras día, cuando un niño vive así… comienza a involucrarse con niños que actualmente consumen o consumen drogas y alcohol”, dice Wilber. “El alcohol y las drogas, una vez que superan esa euforia, crean ese efecto depresivo. Y eso derrumba todo su mundo y les hace sentir que no hay razón para vivir”.

Andrea Thundercloud, miembro de la tribu Menominee, de 40 años, en el patio trasero de la casa de su madre en Madison, Wis. Thundercloud iba y venía entre la reserva india de Menominee y Madison cuando era niña. Thundercloud, que tiene trastorno bipolar, contempló el suicidio por primera vez a los 12 años y ha intentado suicidarse entre 30 y 40 veces. Allie Tempus/WCIJ
La muñeca izquierda de Andrea Thundercloud está marcada por una gruesa constelación de cicatrices de repetidos intentos de suicidio. Thundercloud, 40, miembro de Menominee Tribal, se suicidó por primera vez a los 12 años. Allie Tempus/WCIJ

Andrea Thundercloud, que ahora tiene 40 años, pasó una infancia turbulenta alternando entre la reserva de Menominee y el “mundo del hombre blanco”, lo que la llevó a una lucha de por vida contra las tendencias suicidas. Ella estima que ha intentado quitarse la vida entre 30 y 40 veces; su muñeca izquierda está estropeada por una gruesa constelación de cicatrices.

Thundercloud dice que el ciclo de disfunción entre los jóvenes de la reserva es obvio.

“Son jóvenes, no conocen otra forma de vida y ven que sus padres son abusivos, por lo que se vuelven abusivos, y luego se aburren, por lo que beben”, dijo Thundercloud. “Es una tierra hermosa, pero los miembros de mi tribu la hacen deprimente”.

Philip A. May, profesor de medicina familiar y comunitaria en la Universidad de Nuevo México, ha estudiado el suicidio entre los indios desde la década de 1960. Él dice que la historia de Schuyler representa una “receta bastante rutinaria” para los suicidios de jóvenes nativos americanos.

“Debido a que las personas de esos grupos de edad tienden a ser impulsivas, si mezclas alcohol u otras drogas, las personas tienden a ser más impulsivas”, dice.

Dice Webster: "En dos ocasiones diferentes, dos de los amigos (de Schuyler) me habían dicho que él había hablado de hacer eso, no pegarse un tiro sino suicidarse, pero realmente no puse énfasis en eso porque parecía que estaba bien".

Como resultado de la muerte de Schuyler, Webster cayó en una profunda depresión. El estrés del suicidio también infligió heridas profundas a sus hermanos, dice ella. Sus dos hermanos mayores sufrieron fracasos en el negocio maderero. Sus dos hermanos en la escuela secundaria no se graduaron. Su hermano menor, ahora de 28 años, está cumpliendo condena en una prisión de Indiana.

Webster, lamentablemente, no siente que la situación de su familia sea única.

“Muchos nativos tienen tantas crisis en su familia, pasan por una y no se curan de esa y tienes otra”, dice Webster. “Están uno encima del otro”.

Inaugurada en 1893, la Escuela Industrial India Tomah en Tomah, Wisconsin, fue financiada por el gobierno federal y "tenía la intención de enseñar a los niños indios a deshacerse de su trasfondo cultural y convertirse más en estadounidenses blancos de clase media", según la Sociedad Histórica de Wisconsin. Psicoterapeutas, académicos y miembros tribales señalan que la pérdida de cultura y la falta de educación en dichas escuelas en todo el estado y el país llevaron a la ruptura de la comunidad y la familia dentro de las poblaciones nativas americanas. Imagen #38078 de la Sociedad Histórica de Wisconsin.

trauma tribal

Para los nativos americanos, el término trauma histórico describe la toma de posesión de las tierras indígenas por parte de los colonos blancos, la reubicación en reservas y la pérdida de la cultura cuando los niños se vieron obligados a asistir a internados dirigidos por blancos.

George Kamps, un psicoterapeuta que trabajó anteriormente con la tribu Oneida, dice que los internados en particular trabajaron para socavar a las familias, atrofiar el desarrollo emocional y dañar las habilidades de crianza.

En estas escuelas, dice, "el castigo era prominente si no te comportabas, pero la crianza y el amor estaban ausentes". Como resultado, los nativos americanos que asistieron a estas escuelas, algunas de las cuales funcionaron hasta la década de 1970, “no aprendieron a ser gentiles, a cuidar”, dice Kamps. “Aprendieron a ser disciplinarios porque eso es lo que les enseñaron”.

El trauma histórico conduce a la disfunción porque daña la capacidad de las familias, las escuelas y la comunidad “para amortiguar y proteger al individuo de los desafíos normales”, dice May, “y esos desafíos tienden a ser mayores en las comunidades indias”.

El psicoterapeuta Ninham dice que con demasiada frecuencia se culpa a las drogas y al alcohol por problemas como el suicidio en las reservas. Él y otros expertos, en cambio, señalan el abuso físico, sexual y emocional que creen que tiene sus raíces en un trauma histórico.

“Nadie quiere hablar de trauma y abuso, así que hablamos de drogas y alcohol”, dice Ninham.

Zimmer, el consejero de abuso de alcohol y drogas, está de acuerdo: “El alcoholismo es un síntoma de ese gran problema general del trauma histórico. Es un síntoma de, no es la causa. Pero la gente simplemente no puede salir de debajo”.

Thundercloud dice que sus primeros pensamientos suicidas a los 12 años se debieron al abuso físico y a "no sentirse amada y cuidada" en casa. Recurrió al alcohol y las drogas para adormecer el intenso dolor mental que los antidepresivos no lograron aliviar.

“Esta depresión simplemente hace que no quieras hacer nada, y solo quieres dormir y sientes que… no estás lastimando a nadie, (pero) en realidad lo hago”, dice Thundercloud. “Me estoy lastimando, porque me estoy consumiendo en mi habitación”.

ESCUCHA: Thundercloud examina las profundidades de la depresión.

Jonelle Pettibone, miembro de Ho-Chunk Nation, en la casa de la madre de su amiga Andrea Thundercloud en Madison, Wisconsin. Pettibone rastrea sus repetidos intentos de suicidio hasta una infancia tumultuosa y problemas con su madre. Ella atribuye la alta tasa de suicidios entre los nativos americanos a "problemas familiares". Allie Tempus/WCIJ

Jonelle Pettibone, de 34 años, intentó suicidarse por última vez hace un año después de un momento particularmente estresante en su vida, que ha estado marcado por el abuso físico y emocional de las personas más cercanas a ella. Ella dice que su madre le dijo una vez después de que ella aterrizó en el hospital debido a un accidente grave: "Deberías haberte muerto".

'Cultura es prevención'

En febrero, el Colegio de la Nación Menominee en Keshena incorporó a un especialista en prevención del suicidio, Cary Waubanascum, que dirige un programa de capacitación sobre cómo interrogar a las personas sobre sus pensamientos suicidas, persuadirlas para que busquen ayuda y remitirlas a servicios.

Durante los próximos dos años, la universidad planea capacitar a la mitad de su cuerpo docente ya 150 de sus estudiantes en el reconocimiento y la prevención del suicidio, dijo Wabanascum. Darwin Dick, el director de extensión y desarrollo juvenil de la tribu, espera extender el programa a los estudiantes de la escuela secundaria india Menominee.

Dick dirige otro programa financiado con fondos federales, Native Aspirations, que vuelve a conectar a los jóvenes con su cultura para reducir la violencia, la intimidación y el suicidio.

“La cultura es básicamente prevención en sí misma”, dice Dick, y agrega que cuando los estudiantes saben quiénes son, “su confianza es mayor, su autoestima es mayor, crea ese sentido de pertenencia”.

Thundercloud y Pettibone, que viven en Madison, han buscado la curación en la cultura nativa. Pettibone utiliza oraciones y ofrendas tradicionales de tabaco al creador nativo. Thundercloud dice que las ceremonias de la cabaña de sudor han ayudado a aliviar su dolor de una manera que la medicina moderna no ha hecho.

Después de “sudar”, dice, “sentí que me estaba deshaciendo de todos los males y de toda la suciedad dentro de mí. Sentí que estaba volviendo a estar en contacto con mi origen, siendo indio nuevamente”.

ESCUCHA: Thundercloud encuentra alivio en la curación cultural a través de ceremonias tradicionales de cabañas de sudor.

Recursos:

Otro programa, Reaching Out Against Depression and Suicide, con sede en las cercanías de Shawano, ha llevado a educadores de prevención del suicidio a la Escuela Secundaria Indígena Menominee. También fue sede de la sesión de capacitación en prevención de 2008 que atrajo a más de 100 miembros de la tribu, incluido Summers, quien se fue temprano para responder a otro suicidio.

A nivel nacional, el proyecto de ley de reforma de la atención de la salud firmado por el presidente Obama en marzo incluye la Ley de Mejora de la Atención de la Salud Indígena, cuyo autor es Dorgan. Entre sus muchas disposiciones, el proyecto de ley ordena al IHS que establezca programas integrales de salud conductual, prevención y tratamiento para los indígenas.

Ahora el Congreso debe decidir cuánto del proyecto de ley está dispuesto a financiar. "Si podemos obtener estos fondos", dice Dorgan, quien se jubilará en enero, "creo que veremos una mejora casi inmediata".

De vuelta en Neopit, Tinker Webster hace una peregrinación mensual a la tumba de su hijo, un pequeño terreno en un rincón sombreado del cementerio St. Anthony marcado por una simple cruz de madera.

Cuando Schuyler se quitó la vida, Webster estaba tan enojado que no compró una lápida permanente. En las primeras visitas al cementerio, maldecía y pateaba las pequeñas rocas que recubrían su tumba.

Webster dice que solo en los últimos tres años ella finalmente perdonó a Schuyler ya ella misma por su muerte. En 2008, reunió el coraje para hablar en público durante el evento de prevención del suicidio que se llevó a cabo en la reserva.

Y recientemente, comenzó a buscar una lápida.

La organización sin fines de lucro Wisconsin Center for Investigative Journalism (www.WisconsinWatch.org) colabora con Wisconsin Public Radio, Wisconsin Public Television, otros medios de comunicación y la Escuela de Periodismo y Comunicación de Masas de UW-Madison. Todas las obras creadas, publicadas, publicadas o difundidas por el Centro no reflejan necesariamente los puntos de vista u opiniones de UW-Madison o cualquiera de sus afiliadas.

Vuelva a publicar nuestros artículos de forma gratuita, en línea o impresos, bajo una licencia Creative Commons.

Historias populares de Wisconsin Watch

8 respuestas a “Una tragedia tribal: persisten altas tasas de suicidio de nativos americanos”

  1. 01 de diciembre de 2010

    Hola Sra. Tempus,

    Quisiera agradecerle por publicar su artículo para informar a Estados Unidos y al extranjero sobre las terribles condiciones que siguen enfrentando los nativos americanos.

    Creo que la administración del presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, vendrá a ayudar porque es un hombre íntegro.

    Las oraciones salen por nuestros hermanos y hermanas.

    Sinceramente,
    Sra. Yawson

  2. Creo que una gran parte de todo esto tiene mucho que ver con una disposición genética al estrés y la depresión. Soy afroamericano, pero estoy muy mezclado con varias tribus nativas americanas. Todos los 4 de mis abuelos (padres de la madre y el padre) estaban fuertemente mezclados con nativos americanos. Un gran porcentaje de mi familia ha muerto a causa de muertes relacionadas con el alcohol a una edad relativamente joven. Mi padre y su padre (que era aproximadamente 3/4 NA y 1/4 negro) llevaban vidas solitarias y ambos literalmente se bebieron hasta morir; y el padre de mi madre y el abuelo también. El padre de mi madre era 3/4 Soux y él y todos sus hermanos murieron a causa de muertes relacionadas con el alcohol y sé que una de mis tías abuelas solía tomar antidepresivos durante años antes de su muerte, que involucraba alcohol. La depresión y el alcoholismo están arraigados en mi familia. Yo mismo soy bipolar II y he sufrido la mayor parte de mi vida con él. Creo que es necesario que se realicen más estudios.

    Ishawn H.

    1. Shawn, tienes toda la razón. Soy descendiente de nativos americanos y leí un artículo muy interesante de la Universidad de Georgetown sobre los ácidos grasos esenciales y cómo los nativos americanos tienen una necesidad mucho mayor (aproximadamente 10 veces mayor) ya que su dieta tradicional de búfalo, pescado y nueces era MUY alta en ácidos esenciales. Los nativos modernos que tienen una dieta principalmente europea/americana sufren terriblemente de enfermedades y trastornos mentales en gran parte debido a que no obtienen suficientes ácidos grasos esenciales. Sí, los problemas sociales e históricos son un factor... pero como sospechabas, la dieta es una parte muy importante.

  3. también me repugna que vivamos en una de las naciones más ricas del mundo y, sin embargo, tratamos a los nativos entre nosotros como pura basura, ni siquiera les damos el trato amable que nosotros mismos exigimos si los tratamos así, ¿cómo lo hacen? Espero que alguien más también nos trate de manera justa y con respeto. Espero que esto se resuelva como una persona que es negra y ama la cultura nativa. Esto va más allá de lo que debería suceder. Pide perdón por ti que lees esto, lo siento por el trato que has soportado, adiós.

  4. El Dr. Blaylock, un neurocirujano que tiene mucha literatura sobre cómo los alimentos afectan el cerebro, podría decir que la alta tasa de suicidios en los indios puede ser causada en parte por el alto consumo de maíz. El maíz es muy bajo en triptófano, el químico cerebral calmante/feliz y alto en azúcar que puede desencadenar agresión/ideación homicida/suicida y episodios de hipoglucemia.

Los comentarios están cerrados.